Qué es, qué no es y cuándo consultar a un Sexólogo o terapeuta sexual

Guía para saber más sobre estos especialistas.

(cc) moriza

Cada vez se ha hecho más conocido o popular el concepto del sexólogo, sobre todo en el último tiempo, ya que es frecuente la participación de estos “bichos raros”, en programas de televisión, radio y/o otros medios de comunicación. Digo “bichos raros” sin un afán -consciente al menos- de auto agredirme o de atacar a mis colegas, sino para transmitir que lamentablemente somos pocos y sobre todo para describir la actitud de la gente, que al saber que eres un “sexólogo” te miran con sorpresa, incertidumbre y curiosidad. Mucho se habla de los “sexólogos” pero muy poca gente sabe realmente qué son o qué hacen.

Un sexólogo es un profesional médico o psicólogo que se especializa en sexología clínica. Esta especialidad no existe como carrera, por lo que no se puede estudiar directamente sexología, sin antes poseer el título de médico o psicólogo.

El sexólogo trabaja específicamente con disfunciones sexuales y todo lo que las rodea, tanto en hombres como en mujeres, hétero u homosexuales. Se trabaja con diagnósticos de: Eyaculación precoz, disfunción eréctil, disfunciones orgásmicas, disminución o falta del deseo, discrepancias en el deseo, fobias, sexuales, vaginismo, dispareunia, eyaculación retardada etc. También trabaja con casos de trastornos de la identidad sexual, parafilias (o perversiones) y homosexualidad eogodistónica o no asumida.

Lamentablemente, en la actualidad, en Chile no existen requisitos académicos o profesionales que se deban cumplir para poder ser considerado un sexólogo o terapeuta sexual acreditado o “legal”. Esta ausencia es una presencia amenazante ya que, lamentablemente, siempre hay gente que se aprovecha del sufrimiento, la angustia y la vulnerabilidad de otros.

Pero en Chile sí existen especialistas serios y responsables. Aunque he podido constatar que en otras regiones de nuestro país, hay un gran vacío en este ámbito.

En general, es recomendable que el especialista trabaje con un equipo de profesionales: siquiatras, urólogos, ginecólogos, psicólogos, endocrinólogos, kinesiólogos, etc.

Cómo paciente es tu responsabilidad el informarte acerca de quién es el profesional al que vas a “contratar”, como en cualquier otro servicio. Todo profesional calificado, por lo general va a estar altamente dispuesto a responder tus preguntas acerca de su formación y experiencia, y estás en todo el derecho de hacerlo.

Un punto central, del cual depende en gran parte que la terapia sea un éxito o un fracaso, es el como te sientes con el terapeuta. En relación a esto es importante que identifiques si te sientes cómod@, si te gusta o no el estilo del terapeuta (con esto no me refiero particularmente al estilo de vestir), cómo percibes que él o ella se siente al hablar de sexo, si lo percibes como alguien confiable, empático y que te puede ayudar o no. Si sientes que algo no anda bien; lo más probable es que así sea.

También debes que tener claro que el terapeuta no te puede obligar a hacer nada que no quieras. Si existe cualquier sugerencia por parte de este, a tener sexo con él o ella, o de estar presente observando mientras tu tienes relaciones con tu pareja, te masturbas o haces alguna otra indicación similar, no esta trabajando de una forma profesional, responsable, ni ética. En la terapia sexual, los pacientes NO deben tener sexo con el terapeuta o ser observados mientras lo practican.

Hago especial hincapié en este punto, porque he escuchado de personas que realizan esto como parte de su “modelo terapéutico” y porque también he visto pacientes que han llegado a la consulta bastante temerosos, con la fantasía de que tendrán que verse expuestos a este tipo de prácticas.

Contacto:

www.centropss.com
www.habladesexo.com
www.rodrigojarpa.com

powered byDisqus