Películas buenas para un domingo

El domingo es el día por definición para echarse en la cama y ver una buena película. Descansar de los panoramas del finde y prepararse para el lunes, pasando un buen rato frente a la tele, acompañada o sola, con una buena taza de te, o bebidas y cabritas, con el teléfono cerca, la gata instalada al lado, etc… preparar el ambiente y olvidarse del mundo por unas dos horas. Aquí mi selección privada (con alguna inclinación hacia las romanticonas, pero no todas). Espero las disfruten.

Bella en Rosa (1986): Esta película la vi por primera vez en “Cine en su casa” un día de semana a las 5 de la tarde en el verano de algún año, doblada al español. Escenas imperdibles, el chateo coqueto/inocente cuando la idea de internet era absolutamente desconocida para mí, el baile de Duckie (o Alan Harper, Two and a Half Men) en la tienda de discos con “Try a Little Tenderness”, el beso afuera del auto después de la espantosa cita de Andie y Blane y el vestido horroroso de Andie para su fiesta de graduación.

Leyendas de Pasión (1994): La historia de tres hermanos (Henry Thomas, el cabro chico de ET, Brad Pitt y Aidan Quinn) con un padre power, Anthony Hopkins, en serios conflictos por el amor de una mujer, Julia Ormond, con la preciosa y precisa música de James Horner en los más lindos paisajes de Canadá, uff… IN-CRE-I-BLE.

Reality Bites (1994): Ver esta película me cambió el mundo y quise ser Winona Ryder, vestirme con pantalones y poleras sueltas y vivir con amigos, y obviamente que me pescara alguien tan pero tan mino como Ethan Hawke, que se convirtió automáticamente en mi amor platónico. Esta película significó harto para mí y también para uno de mis hermanos, tanto así que incluso algunas veces decíamos movie quotes pa pillar al otro (“Don’t bogart the can, man” “I am not under any orders to make the world a better place” etc.).

Empire Records (1995): La vi casi al mismo tiempo que la anterior y me gustó demasiado, hasta tener ganas de trabajar en una tienda de discos y ser cool, tener una vespa y usar minis con chalecos. La moda de esta película es horrorosa pero eso uno no lo sabía en ese tiempo. Lo único que importaba es que cuando fueras grande podías tener una vida tan light y pasarlo bien para siempre. Ser adultos acá no existía, hasta el jefe era cool. Esta escena resume todo.

Great Expectations (1998): Grandes Esperanzas es la película donde me di cuenta que Alfonso Cuarón era lo máximo. También caché que tiene una obsesión por el color verde, que también se nota en A Little Princess y en Children of Men. La muy fría y sofisticada Estella (Gwyneth Paltrow) rompe el corazón de un pobre e inocente Finn (Ethan Hawke, amor mío). El papel de la tía loca de Estella (Anne Bancroft) y el rudo reo (Robert de Niro) son notables. Ojo con la escena del beso bajo la lluvia, que me pone los pelos de punta.

Ringu (1998): No podía dejar de mencionar esta película ya que me presentó el terror asiático que me cautivó. Aquí empecé a devorarme todo lo que encontré y me asustó tanto, en el sentido más sicológico que fue imposible no quedar loca para siempre con este tipo de películas.

Almost Famous (2000): Lo máximo. El protagonista es un periodista en proyecto, adorablemente bakán, con una mamá feminista seca que me cae bien, su hermana Zooey Deschanel en un papel pequeño pero que aporta lo necesario, Kate Hudson regia y topísima al máximo como una groupie alternativa y Billy Crudup, el indiferentemente seco guitarrista de una banda de rock emergente. Ver este post para saber un poco más sobre esta película.

Closer (2004): Julia Roberts en uno de sus papeles más atractivos y Natalie Portman menos tímida que de costumbre, son las únicas mujeres importantes de esta película, en donde las relaciones amorosas se entremezclan con los protagonistas masculinos, Jude Law (estupendo) y Clive Owen (estupendo igual). Es tan buena esta película y su guión que cuatro personajes son más que suficientes. La escena del principio es memorable.

¿Cómo no adorar el cine? ¿Cómo no quedarse pegado viendo películas todo el tiempo? Hubiera escrito para siempre sobre este tema porque me embalo sola. Puede que no haya puesto clásicos como El Padrino, o las clásicas favoritas como Pulp Fiction pero creo que si uno la disfruta al 100% es lo único que importa. Se agradece demasiado que exista gente que crea, de la nada (a veces con ayuda de libros) un mundo imaginario, que bien podría ser real, y que te motivan para hacer cosas distintas, o para imaginarte en otra vida, o tan solo que te maravillan por el contenido a veces no tan profundo, pero igualmente fascinante. ¡Así que buen domingo para todos y que tengan una buena semana!

powered byDisqus