El domingo es el día por definición para echarse en la cama y ver una buena película. Descansar de los panoramas del finde y prepararse para el lunes, pasando un buen rato frente a la tele, acompañada o sola, con una buena taza de te, o bebidas y cabritas, con el teléfono cerca, la gata […]


Natalie Portman en Closer

El domingo es el día por definición para echarse en la cama y ver una buena película. Descansar de los panoramas del finde y prepararse para el lunes, pasando un buen rato frente a la tele, acompañada o sola, con una buena taza de te, o bebidas y cabritas, con el teléfono cerca, la gata instalada al lado, etc… preparar el ambiente y olvidarse del mundo por unas dos horas. Aquí mi selección privada (con alguna inclinación hacia las romanticonas, pero no todas). Espero las disfruten.

Bella en Rosa (1986): Esta película la vi por primera vez en “Cine en su casa” un día de semana a las 5 de la tarde en el verano de algún año, doblada al español. Escenas imperdibles, el chateo coqueto/inocente cuando la idea de internet era absolutamente desconocida para mí, el baile de Duckie (o Alan Harper, Two and a Half Men) en la tienda de discos con “Try a Little Tenderness”, el beso afuera del auto después de la espantosa cita de Andie y Blane y el vestido horroroso de Andie para su fiesta de graduación.

Leyendas de Pasión (1994): La historia de tres hermanos (Henry Thomas, el cabro chico de ET, Brad Pitt y Aidan Quinn) con un padre power, Anthony Hopkins, en serios conflictos por el amor de una mujer, Julia Ormond, con la preciosa y precisa música de James Horner en los más lindos paisajes de Canadá, uff… IN-CRE-I-BLE.

Reality Bites (1994): Ver esta película me cambió el mundo y quise ser Winona Ryder, vestirme con pantalones y poleras sueltas y vivir con amigos, y obviamente que me pescara alguien tan pero tan mino como Ethan Hawke, que se convirtió automáticamente en mi amor platónico. Esta película significó harto para mí y también para uno de mis hermanos, tanto así que incluso algunas veces decíamos movie quotes pa pillar al otro (“Don’t bogart the can, man” “I am not under any orders to make the world a better place” etc.).

Empire Records (1995): La vi casi al mismo tiempo que la anterior y me gustó demasiado, hasta tener ganas de trabajar en una tienda de discos y ser cool, tener una vespa y usar minis con chalecos. La moda de esta película es horrorosa pero eso uno no lo sabía en ese tiempo. Lo único que importaba es que cuando fueras grande podías tener una vida tan light y pasarlo bien para siempre. Ser adultos acá no existía, hasta el jefe era cool. Esta escena resume todo.

Great Expectations (1998): Grandes Esperanzas es la película donde me di cuenta que Alfonso Cuarón era lo máximo. También caché que tiene una obsesión por el color verde, que también se nota en A Little Princess y en Children of Men. La muy fría y sofisticada Estella (Gwyneth Paltrow) rompe el corazón de un pobre e inocente Finn (Ethan Hawke, amor mío). El papel de la tía loca de Estella (Anne Bancroft) y el rudo reo (Robert de Niro) son notables. Ojo con la escena del beso bajo la lluvia, que me pone los pelos de punta.

Ringu (1998): No podía dejar de mencionar esta película ya que me presentó el terror asiático que me cautivó. Aquí empecé a devorarme todo lo que encontré y me asustó tanto, en el sentido más sicológico que fue imposible no quedar loca para siempre con este tipo de películas.

Almost Famous (2000): Lo máximo. El protagonista es un periodista en proyecto, adorablemente bakán, con una mamá feminista seca que me cae bien, su hermana Zooey Deschanel en un papel pequeño pero que aporta lo necesario, Kate Hudson regia y topísima al máximo como una groupie alternativa y Billy Crudup, el indiferentemente seco guitarrista de una banda de rock emergente. Ver este post para saber un poco más sobre esta película.

Closer (2004): Julia Roberts en uno de sus papeles más atractivos y Natalie Portman menos tímida que de costumbre, son las únicas mujeres importantes de esta película, en donde las relaciones amorosas se entremezclan con los protagonistas masculinos, Jude Law (estupendo) y Clive Owen (estupendo igual). Es tan buena esta película y su guión que cuatro personajes son más que suficientes. La escena del principio es memorable.

¿Cómo no adorar el cine? ¿Cómo no quedarse pegado viendo películas todo el tiempo? Hubiera escrito para siempre sobre este tema porque me embalo sola. Puede que no haya puesto clásicos como El Padrino, o las clásicas favoritas como Pulp Fiction pero creo que si uno la disfruta al 100% es lo único que importa. Se agradece demasiado que exista gente que crea, de la nada (a veces con ayuda de libros) un mundo imaginario, que bien podría ser real, y que te motivan para hacer cosas distintas, o para imaginarte en otra vida, o tan solo que te maravillan por el contenido a veces no tan profundo, pero igualmente fascinante. ¡Así que buen domingo para todos y que tengan una buena semana!

Keeping sharing simple...
10
Keeping sharing simple...
10

Sobre el autor

Ingeniero de profesión, escritora en potencia, brujilda amateur, chef en mis sueños, pindi encubierta. En twitter: @chicafi

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.