Una receta revelación: Reineta con camarones

Una completa revelación. La verdad es que la reineta no es un pescado que me vuelva loca, lo encuentro seco, medio latigudo, en fin, lo compro porque tiene la gracia de ser muy bondadoso con las espinas.

Los camarones salteados en ajo quedaron tan ricos, que bien vale la pena ser considerados como un plato único. Se merecen más que ser parte de la salsa.

Por razones del desafío me entregué una vez más a esta especie con bastante recelo, derretí la cucharada de mantequilla, agregué otra de aceite y doré los filetes ya sazonados en sal y pimienta por cada lado o, como dice mi maestra, "hasta que pierdan la transparencia" y los dejé aparte. Seguían bastante desabridos.

En el mismo sartén se dora un diente de ajo molido y se incorpora un kilo de camarones (calculado para 8 filetes de reineta, yo achiqué las cantidades), salténadolos por dos minutos. Para mí, ahí estaba el verdadero plato, el aroma, el sabor... me hubiera comido los camarones ahí mismo. Definitivamente un plato aparte. Ya listos y calientes so vierten arriba de los filetes de pescado.

Y ahora la salsa: 5 tomates pelados y despepados y cortados muy pequeños esperan su minuto. en una cacerola se hierven 2 tazas de caldo de pescado bien concentrado y se va agregando lentamente 1 taza de aceite de oliva. La idea es ir batiendo con el batidor para que la mezcla se una. No creía mucho, pero resultó perfecto. Se le agrega el tomate, se cocina por dos minutos, y se suma albahaca fresca en tiritas.

Yo tomé la salsa y la vacié sobre mi fuente que estaba a la espera y luego la dejé en el horno a la espera de los niños. Al poco rato, el plato era otro, la reineta, sabrosa y blanda, los camarones ni qué decir, la salsa de tomate, sabrosísima. Un acierto completo.

powered byDisqus