Con “las que menos se ven” no me refiero a la audiencia, sino a las producciones. Cada mucho tiempo aparece una en televisión un poco porque la gente está acostumbrada a las series de treinteañeros en crisis, médicos y policías, clásicos con los que la industria sabe que no se arriesga. Y además porque son […]


YouTube Preview Image

Con “las que menos se ven” no me refiero a la audiencia, sino a las producciones. Cada mucho tiempo aparece una en televisión un poco porque la gente está acostumbrada a las series de treinteañeros en crisis, médicos y policías, clásicos con los que la industria sabe que no se arriesga. Y además porque son las que acaparan los presupuestos más altos.

Se acercan más al cine que a la pantalla chica y son, en la mayoría de los casos, éxitos de taquilla. En los últimos diez años sólo han habido tres:

La última en llegar es “The Pacific”, creada por Tom Hanks y Steven Spielberg, que acaba de arrasar en los Emmy pasados (ocho premios y otras 16 nominaciones). Se estrenó por HBO en otoño con un presupuesto de 150 millones de euros. La acción sucede al frente del Pacífico y retrata de experiencia de tres soldados en las batallas de Guadalcanal, Iwo Jima y Peleliu. Se basaron en las experiencias de los verdaderos veteranos de la Segunda Guerra Mundial que combatieron por Estados Unidos en ese frente, por eso es que en casi todos los casos conservan los nombres y apellidos de los ya fallecidos.

La historia de estos soldados en el frente del pacífico no está presente en la conciencia colectiva de los estadounidenses ni en los colegios, por eso es que la consideran tan importante como herramienta de enseñanza. El nueve de noviembre se editó en Blu-Ray el pack con los diez capítulos que componen la serie. El relato está basado en los libros “With the Old Breed”, de Eugene Sledge y “Helmet for My Pillow”, de Robert Leckie, que junto al héroe de guerra John Basilone forman el trío protagonista de la serie, interpretado por Joseph Mazzello, James Badge Dale y Jon Seda.

La primera serie bélica de esta década fue “Hermanos de sangre” (2000) y que cuenta la historia del frente europeo en la Segunda Guerra Mundial. Con solo diez capítulos ganaron seis Emmy y un Globo de Oro, sus realizadores, otra vez Tom Hanks y Steve Spielberg, se basaron en la película “Rescatando al soldado Ryan”, en la que ambos trabajaron, para llevar a la pantalla chica la historia de la Compañía Easy, que desembarcó en Normandía y que permaneció en Europa hasta la caída del régimen nazi en 1945.

“Generation Kill”, la segunda la vimos recién en 2008, y mostró los primeros meses de la invasión estadounidense a Iraq en 2003. Cuenta la historia del periodista de la revista Rolling Stone Evan Wright, que pasó varias semanas con un regimiento de marines durante la primera fase de la guerra y antes del derrocamiento de Saddam Hussein. Está contada en siete capítulos y actualmente la emite Fox en España.

Con esa tendencia tendremos que esperar un par de años más para ver de nuevo otra serie de guerra, esperemos que esa vez sea ficticia y no se base en hechos reales.

Keeping sharing simple...
1
Keeping sharing simple...
1

Sobre el autor

Es periodista PUC y fotógrafa amateur. Amante del cine, series de TV, libros, diseño, música y fútbol. Viaja cuando puede y camina a todas partes, para ser un auto menos en la ciudad. Es una provinciana seguidora de VeoVerde, LUPA y Ferplei. En Twitter es @conicarmi.

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.