12 cosas que odio de las minas

Un lector nos envió un "aporte" no muy halagüeño pero sí divertido

El Dr. Tangalanga, un lector habitual que solía pelear en los comentarios de Belelú, mandó una nota a nuestro mail de contacto para dar una opinión machista masculina del antagonismo de los sexos. No es la primera que nos manda, pero sí la primera que nos atrevemos a publicar, claro que tuvimos que suavizar algunas partes.

12 cosas que odio de las minas

12.- Cuando te cuentan un problema, no aceptan sugerencias para solucionarlo. De hecho se enojan cuando uno les propone una solución práctica. Pretenden que uno escuche y solamente entregue su apoyo. Para eso un gato es mejor, señoritas.

11.- Creen que es mejor acostarse con un imbécil que apenas conocen en vez de practicar con un amigo, para no "dañar la amistad". Pfff, ¿Qué mejor signo de amistad puede haber?

10.- La mayoría no sabe lo que quiere. Cuando saben lo que quieren tampoco lo piden. Esperan que uno lo adivine o bien te manipulan para conseguirlo. En vez de decir: "hoy quiero ir a comer comida italiana" te dicen "¿No tienes ganas de salir?" y te van rechazando tus sugerencias una por una hasta que una hora después uno como estúpido dice por coincidencia "comida italiana" y ella dice "ya ok, eso podría ser...". Me emputece la manipulación.

9.- Tienen poco dominio espacial. Se nota al manejar. Incluso las mujeres más concentradas tienen una percepción espacial distinta a los hombres, lo cual produce más colisiones por alcance y rayones en los estacionamientos. Para colmo de males, la mayoría no disfruta manejar, se nota que lo hacen nerviosas, encima del volante, en posiciones incómodas, y por si todo eso fuera poco, no falta la que atiende el celular, se retoca el maquillaje en el retrovisor y va fumando o bien retando a los cabros chicos.

8.- Son malas amigas. Entre hombres es muy raro tenerle mala a otro porque sí. Si tengo un jefe vaca a lo mejor termino odiándolo, o si soy jefe de un tipo flojo tendré que echarlo, pero con el resto que está en paralelo o en otra área, o en otro curso, o en la casa del frente, actuamos como colegas. Aunque terminemos a combos, seguimos siendo colegas. Veo que las mujeres se tienen mala por defecto y hacen la excepción con unas pocas amigas. Tampoco llegan a pelear en realidad, sino que viven siempre en una guerra fria.

7.- Les cuesta mucho pedir perdón. A lo mejor se equivocan menos que uno, pero rara vez lo admiten, y encima tratan de volverse mártires por pedir una simple disculpa.

6.- Reclaman igualdad de oportunidades y derechos, pero no tienen la menor intención de cumplir con las mismas obligaciones. ¿Servicio militar obligatorio? Nunca fue.

5.- Se sienten con el derecho a decir que no, pero se ofenden cuando es uno el que las rechaza. De hecho una mujer te puede hacer la vida imposible en venganza por un rechazo. Si un hombre hace eso, lo considerarían un perdedor y un maníaco.

4.- Creen que por parir a los hijos ellas son más importantes para la guagua que los papás. Es verdad, ellas llevan a las guaguas 9 meses con toda la incomodidad que conlleva, y luego viene el parto que en sí puede ser traumático. Super bien, estamos super agradecidos de nuestras madres, pero ¿Qué pasa con los padres? Tenemos que estar presentes, pagar pensiones alimenticias y todo el cuento, pero asumir que somos segundos en importancia. ¿Cómo es la cuestión?

3.- Mienten mejor que los hombres. No mienten por tonteras como uno, sino que mienten para las cosas importantes, y cuando lo hacen no se les mueve un músculo. A lo mejor son tan infieles como los hombres, pero mientras el hombre es un imbécil evidente, ella te puede poner los cuernos por 5 años sin que te des cuenta.

2.- No aceptan que les gusta el sexo tanto como a uno, que son igual de calientes que uno. Casi hay que pedir perdón por mirar a otra mina en la calle y cuando ellas se juntan hablan del poto de Chayanne como si fuera la tierra prometida.

1.- Que a pesar de las 11 razones anteriores, nos siguen volviendo locos, y que cuando me gusta una mujer se me olvida todo este reclamo racional, y le doy en el gusto como un pelele.

Publíquenlo o no mando nada más! Chao!

powered byDisqus