(162) El camino del voto femenino en Latinoamérica

El primer país que nos permitió votar fue Uruguay.

En el marco del Día Internacional de la Mujer quisimos recordar este post sobre la dura historia que tuvimos que pasar para lograr finalmente el derecho a voto en Latinoamérica. Este artículo fue escrito el 24 de septiembre para celebrar el Bicentenario de Chile y otros países latinoamericanos.

Las uruguayas fueron las primeras en manifestar su deseo de votar y lograron que la constitución plebiscitaria de 1917 lo permitiera, pero recién diez años después hicieron realidad el sufragio, en el Plebiscito de Cerro Chato de 1927. Se convirtieron así en el primer país latinoamericano en permitir el derecho a voto femenino y el sexto del mundo.

La Constitución de Ecuador 1827 hablaba en general de los derechos ciudadanos, sin especificar géneros ni discriminación, por eso Matilde Hidalgo de Prócel, la primera doctora en medicina, se inscribió en el registro electoral para sufragar en los comicios de 1924. Y le fue bien, de ella dijeron: “Ante la presencia de Matilde, los miembros de la Junta Electoral se desconciertan e indican que el voto en Ecuador es únicamente para hombres; ella no se arredra; reclama la igualdad, y el mismo día 2 de mayo de 1924 queda empadronada, con la reserva de someter su caso a consulta ministerial. El doctor Francisco Ochoa Ortiz responde el 8 de mayo, expresando que no hay prohibición para que las mujeres se inscriban, ya que la ley no especifica el sexo”.

Luego de eso, Matilde y la obstetra Bertha Valverde, se presentaron al cargo de concejal y en 1933 resultaron electas. Pero no todos estaban de acuerdo con ellas, para lograr la candidatura y posterior, elección, debieron luchar bajo la Alianza Femenina Ecuatoriana, que dirigían Nera Martínez y Luz Bueno. Cuando Matilde, elegida diputada en 1941, fue relegada a suplente, miles de mujeres levantaron la voz para defenderla: “queremos una voz femenina que sepa defender nuestros derechos, pospuestos injustamente por sociedades constituidas bajo la prepotencia viril”.

En nuestro continente esta lucha se debió, en gran medida, por culpa de la sociedad patriarcal-machista en la que vivíamos en el siglo XIX y principios del XX: la mujer era considerada ciudadana de segunda clase y por lo tanto, no tenía derecho a decidir sobre sus representantes y mucho menos, presentarse a cargos públicos. Desde los años 20’ las mujeres latinoamericanas comenzaron la lucha por el voto, se evidenció en las Conferencias Internacionales de 1923, 1928 y 1933, logrando en ellas que los países legislaran al respecto. El logro final fue hacer que las últimas mujeres sin derecho a voto, pudieran sufragar: Paraguay (1961), Bahamas (1962), Belice (1964) y Guatemala (1965).

A pesar de que México se encuentra entre los últimos diez países de la lista de la OEA, Organización de Estados Americanos (se logró recién en 1953 bajo la presidencia de Adolfo Ruiz Cortines), la lucha por obtenerlo comenzó incluso antes que en Uruguay, luego de la Revolución mexicana (1915-1916) cuando Elvira Carrillo Puerto, una de las más conocidas feministas mexicanas, luchó por ello. Después de eso, en 1923, antes de que pudieran votar las mujeres, salió electa para un congreso de diputados celebrado en Yucatán.
Otras que se hicieron conocidas por pelear el sufragio femenino, fueron Clara Campoamor, en España y Eva Perón, en argentina. Ellas obtuvieron el voto desde las instituciones del Estado, mediante leyes que fueron impulsadas directamente por mujeres.

En todas partes la lucha era similar: incorporar a la mujer al trabajo, el voto, mejorar la educación, la capacitación profesional, abrir nuevos campos laborales, la equiparidad de sexos y evitar la subordinación de la mujer. A pesar de que se ha igualado el sufragio, en relación a los hombres, no ha sucedido lo mismo con el ejercicio del poder en cargos públicos.

Lista de la OEA con las fechas en que se le permitió votar a las mujeres en los diferentes países de nuestro continente:

Ecuador, 1929; Brasil, 1932; Uruguay, 1932; Cuba, 1934; El Salvador, 1939; República Dominicana, 1942; Guatemala, 1945; Panamá, 1945; Argentina, 1947; Venezuela, 1947; Chile, 1949, Costa Rica, 1949; Haití, 1950; Bolivia, 1952; México, 1953; Honduras, 1955; Nicaragua, 1955; Perú, 1955, Colombia, 1957; Paraguay, 1961.

Algunos de estos sólo tenían derecho limitado, es decir, que las analfabetas no podían votar. Eso cambió con el tiempo y hoy todas las mujeres tenemos derecho a voto en Latinoamérica.

powered byDisqus