El primer país que nos permitió votar fue Uruguay.


(cc) Flickr.com/The Library of Congress

En el marco del Día Internacional de la Mujer quisimos recordar este post sobre la dura historia que tuvimos que pasar para lograr finalmente el derecho a voto en Latinoamérica. Este artículo fue escrito el 24 de septiembre para celebrar el Bicentenario de Chile y otros países latinoamericanos.

Las uruguayas fueron las primeras en manifestar su deseo de votar y lograron que la constitución plebiscitaria de 1917 lo permitiera, pero recién diez años después hicieron realidad el sufragio, en el Plebiscito de Cerro Chato de 1927. Se convirtieron así en el primer país latinoamericano en permitir el derecho a voto femenino y el sexto del mundo.

La Constitución de Ecuador 1827 hablaba en general de los derechos ciudadanos, sin especificar géneros ni discriminación, por eso Matilde Hidalgo de Prócel, la primera doctora en medicina, se inscribió en el registro electoral para sufragar en los comicios de 1924. Y le fue bien, de ella dijeron: “Ante la presencia de Matilde, los miembros de la Junta Electoral se desconciertan e indican que el voto en Ecuador es únicamente para hombres; ella no se arredra; reclama la igualdad, y el mismo día 2 de mayo de 1924 queda empadronada, con la reserva de someter su caso a consulta ministerial. El doctor Francisco Ochoa Ortiz responde el 8 de mayo, expresando que no hay prohibición para que las mujeres se inscriban, ya que la ley no especifica el sexo”.

Keeping sharing simple...
0
Keeping sharing simple...
0