Violencia contra la mujer: tratar a los agresores

no sólo una cara tiene el problema

Cuando hablamos de violencia contra la mujer, solemos enfocarnos a ella: lo que ella siente, los tratamientos, la prevención, la importancia del autoestima, del autocuidado, la importancia de las denuncias. Pero a veces nos olvidamos que quienes ejercen la violencia, son hombres tremendamente dañados, que muchas veces han sufrido ellos mismos la violencia y han visto como sus padres golpeaban a sus madres.

Entonces, para frenar el círculo de la violencia, es muy importante considerar también a los agresores. Por eso el año pasado la Fiscalía Centro Norte de Santiago creó el Tribunal de Violencia Intrafamiliar, cuyo objetivo es reducir el maltrato a las mujeres tratando a los agresores: elaboró un programa donde se evalúa a hombres que han sido denunciados por violencia intrafamiliar.

Los “candidatos” al programa, deben cumplir con una serie de requisitos, tanto jurídicos como psicológicos. La idea no es que lo vean como una pena que deben cumplir, sino una oportunidad para cambiar sus vidas.

Tienen terapia grupal e individual, donde pueden entender quizá por qué están violentando a sus parejas

Dicen que el que nace chicharra muere cantando, y que el agresor siempre lo será. Pero yo siempre he querido pensar que muchos de esos hombres en realidad no son malos, sino enfermos y como decía al principio, dañados por una falta o por derechamente una mala educación y ejemplo de sus padres, sumado todo esto a una hipervaloración de la violencia; de juegos que son muchas veces violentos, de tratar mal a la gente en la calle, etc. De eso, toda la sociedad es responsable.

Me parece muy bueno que se esté enfrentando el problema desde todos los flancos; ojalá estos hombres se mejoren y no sigan dañando a las mujeres.

¿Ustedes creen que esto podría funcionar alguna vez?

powered byDisqus