Para un pelo llamativo, una personalidad exuberante.


http://i32.tinypic.com

Todo el mundo dice que las rubias lo pasan mejor y que son lo máximo, pero yo siempre he sido fan de las colorinas. Mi sueño siempre ha sido ser naturalmente pelirroja, pero como no lo fui, me conformo con mirar a las colorinas de las películas y series. Encuentro que tener el pelo rojo es todo un tema; al ser llamativo por naturaleza, necesariamente tienes que tener una personalidad que sustente el poder que da este color de pelo tan vistoso.

Si bien es cierto que uno siempre se ve mejor con el color de pelo que le vino, porque la madre naturaleza es muy sabia y nuestro pelo natural combina con nuestra piel y nuestros ojos, en mi afán por ser colorina, opté por teñirme de un color chocolate que con el sol se ve medio pelirrojo, pero hasta ahí no más llego.

Es que las colorinas naturales en general tienen pecas, además de tener las cejas y pestañas en armonía con el pelo, así que como nunca lo voy a parecer, el color chocolate es mi tope.

He aquí una selección de colorinas del cine y la televisión que han causado estragos con su roja cabellera:

– Molly Ringwald: la heroína indiscutida de las películas adolescentes de los 80′. La musa de John Hughes, director de emblemáticas obras como The Breakfast Club, Sixteen Candles y Pretty in Pink, todas protagonizadas por esta adolescente de roja cabellera. Cómo olvidar el final de Sixteen Candles, cuando besaba al chico popular del colegio encima de una mesa con su torta de cumpleaños.

Julia Roberts en Pretty Woman, inolvidable y un clásico del cine de los 80′. Ni Richard Gere pudo resistirse a esa abundante cabellera crespa y roja.

Lindsay Lohan en Mean Girls. Esta igual se va a convertir en un clásico, por sus actrices y por el increíble guión de Tina Fey. En esta cinta descubrimos a Amanda Seyfried (Dear John y La chica de la capa roja) y lo más importante, vimos a Lindsay Lohan en lo que yo considero, fue su mejor momento, cuando se veía minísima con su pelo largo y bien colorina.

Laura Prepon en That 70’s Show. Su pelo es mi favorito; largo, liso y bien rojo. Siempre me encantó su personaje de Donna, que tenía que soportar a unos papás desequilibrados y a una mejor amiga apestosa como Jackie. También me parecía que era mucha mina para el pelmazo de Eric. Donna es la fiel prueba del poder de las pelirrojas; me acuerdo cuando iba a un colegio católico y usaba uniforme con faldita, los tenía a todos locos.

Kate Winslet en Titanic con su pelo rojo furioso, luchando por el amor de Jack. Es cierto que la película es bien mamona y para nada una de mis favoritas, pero hay que reconocer que ella se ve muy bien con el pelo colorado y esos increíbles vestidos de principios del siglo pasado.

Nicole Kidman en Moulin Rouge: Nicole Kidman es espléndida y una belleza a la antigua, como las actrices en la época dorada de Hollywood. En Moulin Rouge está perfecta interpretando a Satine, la estrella del cabaret. Aunque haya pasado por distintos colores de pelo, encuentro que su mejor look es el pelirrojo.

Emma Stone en Easy A. Es una de las actrices revelación de la nueva camada de jóvenes talentos hollywoodenses. La conocimos en Superbad como el interés romántico de unos de los protagonistas. El año pasado apareció en esta comedia, vagamente basada en La letra escarlata, donde interpretaba a Olive, una colorina que la rompe en el colegio. Ese papel la convirtió en el centro de atención y le valió una nominación a los Globos de Oro como mejor actriz de comedia. Aunque es naturalmente rubia, encuentro que el pelo rojo es su mejor look.

Christina Hendricks en Mad Men. Es como la nueva femme fatale y toda una revelación en Mad Men, la serie del momento. Su personaje de Joan Holloway, la jefa de secretarias de la agencia de publicidad donde transcurre la trama, no sólo llama la atención de los hombres por su voluptuosa figura; creo que el pelo es como un personaje en sí mismo y que el que sea colorina le aporta mucho a su atractivo. Además, debo decir que es una colorina empoderada, porque lidera a todas las otras mujeres que trabajan allí y eso en los años 60′ equivalía a ser como un superhéroe.

Marcia Cross en Desperate Housewives. Aunque al principio de la serie era la que menos me gustaba, de a poco su personaje ha ido evolucionando de la perfecta dueña de casa de los años 50′ con delantal y collar de perlas, a una mujer fuerte, independiente y que ha hecho un negocio de sus dotes culinarias. Además ha mantenido tórridos romances con el ex esposo de una de sus amigas y con un hombre casi 20 años menor que ella. Por si fuera poco, ya va como en el cuarto matrimonio y aún le quedan un par de años a la serie, así que todo puede pasar.

Cynthia Nixon en Sex and the City. Miranda siempre ha sido mi favorita porque es la más centrada y razonable. Además es la que más se asemeja a un ser humano real, porque las otras tres, viven en otro planeta rodeadas de zapatos, joyas, ropa de diseñador y superficialidades. Miranda y su familia se cambiaron a Brooklyn porque no podían pagar una vida en Manhattan, se ha separado y vuelto a juntar con el marido, vive equilibrando la vida laboral con sus deberes de madre y más encima la han discriminado en la pega por ser mujer. Siempre ha salido adelante y por eso es una colorina bacán.

¿Cuáles son sus colorinas favoritas?

Keeping sharing simple...
30
Keeping sharing simple...
30

Sobre el autor

Periodista y Licenciada en Historia, en twitter es Carlalí.

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.