Demasiado jóvenes para el caño

Gimnasio permite la participación de niñas a partir de los siete años

La otra vez, Fran Fariña nos contaba de sus peripecias cuando participó en clases del baile del caño. Es un baile erótico, pero ahora también es una excelente gimnasia y un modo de ponerte en contacto con aquella sensualidad que a veces has perdido. Algunos hombres no nos creen que cuando pensamos en el baile del caño, no pensamos en ser strippers. Sólo pensamos en tonificarnos y divertirnos.

Pero Fran Fariña es una mujer hecha y derecha. No es una niña. El deporte es bueno en toda edad, pero así como no vamos a entrenar a un niño para que boxee, no vamos a entrenar a una niña para que se ponga peto y shorts y se abra de piernas sensualmente. Simplemente, no.

Es que entre tanto embarazo adolescente, sexualidad precoz que termina mermando el autoestima de tantas niñas, trastornos alimentarios derivados del culto al cuerpo, madres que le inyectan bótox, otras que le blanquean los dientes, y otras que les ponen extensiones a las guaguas, ¿Tenemos que llegar al extremo de que las lleven a clases de baile del caño?

Esto se supo porque un gimnasio inglés subió al facebook institucional fotos de niñas de 7 años en adelante en clases. Las fotos fueron subidas con el consentimiento de los padres, y la instructora insiste en que no hay nada erótico y que sólo se trata de gimnasia. ¿Es una broma cierto?

Cuando se trata de proteger la infancia, no sólo se trata de luchar contra la prostitución infantil, grooming, pornografía, pedofilia, maltrato, abuso, trabajo infantil y otras vainas.

Se trata de honrar el ser niños, el juego, la inocencia. La vida es demasiado corta como para andarla apurando. Ya vendrán años de responsabilidades enormes. Y la sexualidad, no es sólo una recreación, también es una responsabilidad.

powered byDisqus