Mini gay boyfriend: Tu amigo gay en tu bolsillo

¿Modernicemos el humor ok?

Cada día las pequeñas empresas nos sorprenden con toda clase de aplicaciones para nuestros teléfonos celulares inteligentes. El clima, la hora en diversos países, juegos de todo tipo, páginas web, redes sociales, y de lo que a uno se le ocurra. Pero esto la embarró.

Según vi en Xojane.com , existe una aplicación para iphone llamada “mini gay boyfriend” (O sea, amiguito gay en miniatura” ) La persona que hace el artículo no explica bien de qué se trata, y como no pienso gastar plata (la aplicación vale 0,99 centavos) pero según lo que pude averiguar,  es una especie de tamagochi; puedes elegirlo entre varios “prototipos” está el cool, el deportivo, inteligente, sensible y otros más raros como el hereje. Luego, hay que cortejar al amiguito con una serie de juegos y etapas.

Y luego, hay que mantenerlo contento. Darle comidita, sacarlo a bailar, yo qué sé.

¿Parece entretenido no cierto?

Pero es terrible. La autora del post es la misma del que me inspiró a escribir “Una lesbiana sin arcoíris” y se refiere a un punto que muchas veces se olvida: no está bien burlarse de los homosexuales.

Tony Svelt, el personaje homosexual de un actor chileno, causó polémica entre los miembros del MOVILH y de la comunidad de LGTB. Sería muy noble que comediantes y humoristas dejaran de incluir en sus rutinas de chistes, programas de televisión o comedias de improvisación chistes que se burlan de la opción homosexual; así como se burlan también de personas con discapacidades físicas, de las mujeres, de las suegras y delos políticos.

Will & Grace se reía de la personalidad disminuida de su protagonista gay, Will, y de la intensa feminización y promiscuidad de Jack, el vecino también gay. Hubo políticos chilenos que decían aceptar a los gays, que incluso tenían amigos gay, pero que no estaban dispuestos a aceptar el matrimonio. Tratando a los gays como mascotas portátiles.

Pero no lo han hecho; han continuado riéndose y haciendo bromas. Incluso en una oficina cualquiera se puede ver cómo la homosexualidad, el ser gay, huevo, maraco, maricón y todos los “sinónimos” peyorativos que existen, son comidillo diario de risas.

Sería noble, como dije, pero siendo realista, no lo creo posible. El reírnos de los que son diferentes parece ser algo demasiado incrustado en nuestra sociedad como para eliminarlo de la noche a la mañana. Pero que exista esta aplicación, francamente, me parece demasiado.

Porque la tecnología tiene un alcance demasiado grande; porque está entre los niños chicos, porque el filtro es escaso y porque si somos modernos con nuestros aparatos electrónicos, es justo y necesario que modernicemos nuestro modo de reír, dejando de lado las bromas a quienes son diferentes. Y no es que me ponga grave, es que me pongo en el lugar de los demás.

¿Ustedes encuentran que soy grave o que tengo razón, y que está mal reírse así de los homosexuales?

powered byDisqus