Impuesto a la prostitución

Como todo en la vida tiene su precio, en Alemania, la actividad económica de la profesión más antigua del mundo, ha sido tan regulada, que hasta las prostitutas de la calle tienen que pagar impuestos.

El mecanismo de cobro es bastante peculiar; hay una especie de parquímetro en el que las señoritas de la noche tienen que comprar un ticket que les permitirá permanecer durante todo el día en la zona durante su captación de clientes.

La medida ha sido implementada para hacer justicia a las prostitutas de los burdeles establecidos, que sí tienen que pagar impuestos. Las chicas que no paguen la tarifa, serán multadas.

Quienes critican la medida argumentan que esto incrementará la prostitución callejera; pero las autoridades la defienden pues se ganarán alrededor de 265.000 libras esterlinas (algo así como medio millón de dólares) en impuestos que servirán para mejorar la vida de la comunidad.

Yo siempre me he preguntado dónde es que los clientes de estas prostitutas cierran el trato y cobran su mercadería; me imagino que será en el vehículo estacionado por ahí. Pero como a nadie le gusta llegar a su casa de una fiesta y encontrarse con un vehículo en que la acción tiene lugar, los vecinos alegaron.

Así que la autoridad ha creado “áreas de consumición” que vendrían a ser estacionamientos cerrados donde clientes y trabajadoras sexuales pueden hacer sus negocios.

Si me preguntan, no estoy para nada de acuerdo con la prostitución, encuentro que es algo muy triste que haya mujeres que tengan sexo por dinero, y que exista hombres dispuestos a pagar por el amor. Pero esa es mi opinión.

Después de mucho tiempo intentando prohibir cosas, en ciertas partes del mundo se han dado cuenta que si no puedes contra ellos… cóbrales impuestos.

¿Ustedes qué opinan de la medida?

powered byDisqus