Belleza: Me hice una limpieza de cutis

No todas la necesitamos ¿O sí?

Teniendo piel seca y sensible, jamás una espinilla y apenas uno que otro punto negro, nunca me había llamado la atención realizarme una limpieza de cutis. Hasta que en un sorteo equis, me gané una. Fue hace varios meses. Lo había postergado, demorado y cancelado. El lugar me quedaba lejos de la oficina, nunca tenían hora el sábado y el cansancio u otra actividad me hacían pensar en el otro día.

Finalmente, la ocasión llegó. El día jueves salí rauda de la oficina, llegué a casa, dejé el bolso del almuerzo y partí a un elegante centro de estética en un hotel cercano a un mall. Me atendió Tamara, - muy simpática- y me explicó todo lo que me iban a hacer.

“Primero vamos a aplicar un gel limpiador, para retirar el maquillaje y suciedad del ambiente. Después vamos a aplicar vapor para distender los poros, y haremos una limpieza manual”. Me dolió un poquito, pero los dedos hábiles de Tamara me sacaron todos los puntos negros, incluso aquellos de las aletas de la nariz. Ah, ellas no le llamaban limpieza de cutis, sino "Higiene facial". Suena re bonito.

Seguimos con un gel con ácido hialurónico y una especie de barrita que aplicaba electricidad para que los componentes penetraran las capas más profundas de la piel. Después una máscara blanca como de monstruo, un gel hidratante y estamos.  Fue un momento agradable, donde me dejé regalonear y salí con la piel un poco más luminosa de lo normal; aunque en realidad, no tanto.

Una amiga me decía siempre que me hiciera, que me iba a servir y a hacer bien; no tenía la plata pero con este regalito, aproveché de probar... y me di cuenta de que puede ser muy bueno para pieles con más acné o grasitud, o al menos más gruesas que la mía.

Pero quiero leerlas a ustedes: ¿Se han hecho limpiezas de cutis? ¿Qué les ha parecido? ¿La recomendarían?

powered byDisqus