Paola Agulló una mujer incansable que día a día se plantea nuevos desafíos….esta es su historia.


Ganadoras:
Catalina Morales
Naty

Cuando era una adolecente descubrí la tienda Nostalgic de la calle Bandera –Santiago de Chile- lugar donde encontré piezas que me impactaron y definitivamente me hicieron cambiar. Transformé por completo mi forma de vestir y de plantearme frente al mundo. Aunque no lo crean, tener un estilo propio te da una seguridad única ya que es en parte un avance en el descubrimiento de la identidad. Creo que sin duda en Nostalgic me encontré y supe qué es lo que me gusta, cómo me quiero ver y quien quiero ser.

Justamente por esto decidí conocer a la responsable de todo, su nombre es Paola Agulló y es una mujer incansable que día a día se plantea nuevos desafíos. A penas la vi me impactó su personalidad extrovertida y segura de sí misma. Descolgó algunas prendas y comenzó a probarse para que la sesión de fotos fuera más entretenida de lo normal. Se cambió dos veces de ropa y posó sonriente.

A penas terminó nos fuimos corriendo a una heladería cerca de la nueva tienda “Vintage” ubicada en Providencia.

Pidió un cortado y yo una bebida cola… luego de eso nos largamos a conversar sobre su vida que está llena de historias y experiencias que me hicieron admirarla más conforme pasaban los minutos.


La llegada del vintage Clothing a Chile

Cuando Paola Agulló terminó su carrera de ingeniería comercial tomó una decisión que cambiaría su destino. Con maleta en mano se fue a vivir a San Francisco para mejorar su inglés, pero terminó descubriendo el vintage clothing, un mundo de ropa reciclada y en los mejores casos el descubrimiento de joyitas históricas del diseño de vestuario mundial. Gracias a eso nació la idea de traer a Chile este concepto y crear Nostalgic la primera tienda de ropa vintage estilo boutique que revolucionó el street style en nuestro país.

Berkley es una ciudad universitaria cerca de California donde existen variadas tiendas de ropa vintage y Paola las visitó todas.

“Me encontré cara a cara con las tiendas maravillosas y me preguntaba qué es todo esto, por qué no hay en Chile. Acá la juventud no tenía opción para vestirse, la única alternativa era verse igual que todos. Desde ese momento en adelante toda mi ropa fue vintage”, me cuenta la creadora de Nostalgic.

A pesar de haber descubierto su pasión en EEUU, la familia de Paola tiene una empresa de reciclaje de ropa pero jamás habían tenido contacto con el vintage clothing. Fue ella quien propuso el nuevo negocio.

Es así como en 1998 nació Nostalgic. Paola comenta que “originalmente las tiendas tenían cajones llenos de ropa y la gente, más que nada se vestía con ropa usada por necesidad y no por estilo. En general la cultura de la moda era muy poca en Chile, no todos sabían de eso”.

La ingeniero comercial tuvo ahí un nuevo desafío que era cómo elegir las colecciones que vendería y la realidad nacional no era muy arriesgada. “Era 1998 entonces lo que se llevaba era lo más cercano 60, 70 u 80. Jamás podría haber creado una colección de los años 20 o 40, todos habrían pensado que eran disfraces. Entonces me enfoqué en estas tres décadas”, agrega la rubia madre de tres hijos.

Luego de crear el concepto faltaba el nombre. Paola se ríe y nos cuenta que originalmente pensó en ponerle Vintage, pero en esa época no era una palabra conocida como lo es ahora. Aunque no estaba tan lejos de lo que buscaba.

Vintage corresponde a algo antiguo y tener nostalgia de ello, valorarlo. No es solamente algo viejo que ya no sirve. Esto la dueña de Nostalgic lo sabía y decidió patentar la palabra “Vintage” al igual que el nombre de la tienda.

De dealer por NY

Pero mientras Paola abría su primera tienda en Chile, se fue de vuelta a EEUU donde vivió entre 1999 y el 2002. Lo mejor es que su estadía fue de lo más provechosa para su negocio ya que se dedicó a buscar las mejores piezas para las marcas de vintage clothing más importantes del país del norte.

“Cuando era dealer en NY me encontré con piezas de Emilio Pucci, Christian Dior, Yves Saint Laurent. Pero con lo que me encontré y que hasta el día de hoy me aniquilo es un vestido Pacco Rabanne del 60, se lo vendí a Resurrection que es una tienda de vintage clothing que está en NY y Los Ángeles y que tiene ropa de diseñadores Prêt-à-porter sobre mil dólares y yo le vendí el vestido en 700”, me cuenta con un rostro de angustia que comparto completamente por su historia.

“Debería habérmelo traído y guardado en mi colección personal. En mi casa tengo las prendas que nunca vendí y que nunca venderé. Hay ropa victoriana, sacos del año 1900, vestidos del 60. Cada vez que mis amigas van a visitarme se pegan la loqueada y se prueban las piezas más excéntricas”.

Cuando le pregunto por qué no se viste más arriesgadamente me cuenta que no lo hace porque Chile no la apaña mucho. “Cuando vivía en NY los usaba siempre, me vestía con trajes de los 60 que son mis preferidos, pero de alguna manera me he ido santiaguizando”.

La nueva tienda “Vintage”

Pero Paola es incansable. Hace unas semanas abrió su nueva tienda “Vintage” –con el nombre que tiene registrado hace más de 13 años- donde vende ropa que manda a hacer fuera del país pero que ella misma elige.

Sobre esto me cuenta que “ahora con Vintage, yo defino lo que quiero y lo fabrican afuera. Tengo diversos proveedores. Nosotros no trabajamos con grandes producciones. Afuera está la tecnología, las telas, la variedad de estampado, el uso de los brillos, etc”.

“Me ha tocado que hay gente que va a Nostalgic y  le gustan las prendas pero no la ropa usada. Entonces Vintage es perfecto para ellos ya que yo misma elijo cada una de las colecciones”, agrega Paola.

De esta manera la empresa se ha ido diversificando, pero sin duda nada de esto podría ser posible si no fuera por la alta fidelización del público Nostalgic que lleva más de 13 años buscando la diferencia que solo esta tienda le da.

“Yo me siento honrada y feliz de haber traducido lo que aprendí afuera y traerlo para acá. El cariño que le tienen a la marca me impresiona y todo es posible por un buen equipo de trabajo. El éxito de cualquier cosa son los equipos de trabajo. Muchas veces me han preguntado por qué no pones una tienda en Louis Pasteur, pero la verdad es que me vendo a las masas. Me gusta la calle”.

Acorde a las nuevas tecnologías

Todas las empresas se han visto obligadas a modernizarse y avanzar acorde a los nuevos tiempos. Por eso Paola decidió que su marca no se podía quedar atrás, así que comenzó a producir campañas y look books, además de renovar su página web.

“Nosotros como marca nos hemos dado cuenta que somos queridos por la gente. La tecnología ha sido una herramienta fundamental para retroalimentarnos de nuestros clientes porque queremos que ellos sepan que nos interesan. Hoy tenemos 30 mil visitas al mes”.

Paola opina que “la gente afuera tiene un gusto espectacular, tienen un potencial, tienen una cantidad de recursos. En cambio acá no pasa nada, en Chile estamos recién despertándonos y asombrándonos con la moda. Lo mejor de todo es la conectividad, porque así la gente puede conocer sin necesidad de viajar”.

Por eso a pesar de estar produciendo decenas de cosas al mismo tiempo esta mujer se mantiene activa y presentándose nuevos proyectos, es por esto que ya está pensando en expandir aún más su negocio y abrir tiendas en regiones además de vender vía web. Además le gustaría tener una tienda Prêt-à-porter, para mostrar y vender las piezas más difíciles y coleccionables a quien tiene conocimiento y lo pueda pagar.

Para Paola todo esto no es solo un tema de empresa e incrementar ingresos. Esta mujer es tan apasionada por lo que hace y principalmente por la ropa y moda que sin duda –aunque ella no lo diga- yo creo que es una de las personas que más ha aportado en el cambio de mentalidad de los chilenos respecto de cómo presentarse frente al mundo. Nos ha ayudado a descubrir nuestros propios estilos mediante su capacidad de elegir para los demás ya sean accesorios o los más excéntricos trajes. Me dijo algo que me quedó dando vueltas y que de seguro la define “yo no soy un genio pero me gusta mucho aprender de lo que veo y compartirlo. Encuentro que estamos haciendo la tarea bien”.

Como bonus les cuento que regalamos dos Gift Cards de 15 mil pesos para canjear en la nueva tienda de Paola “Vintage”. El sorteo se realizará el próximo martes 13 de diciembre. ¡A comentar!

Keeping sharing simple...
36
Keeping sharing simple...
36

Sobre el autor

Periodista, loca y desenfrenada. No tiene mascota ni hijos. Ama la cultura y el esmalte de uñas. El cine es su perdición y últimamente se ha puesto bastante farandulera, aunque en la universidad prometió que nunca lo haría. En Twitter es @dleigthon

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.