De la nostalgia y la caja de Pandora

Le temo a la nostalgia porque siempre me hace regresar a los lugares a donde no puedo ir ya más

"... la errónea noción de que otra época es mejor que la que uno está viviendo"

La nostalgia es mi tema favorito y también uno de los más difíciles, en gran parte porque me niego a pensar que soy una de esas personas que se la pasa añorando lo que ya pasó y no de esas que viven el momento.

A los nostálgicos se nos hace más fácil recordar lo ya vivido, editando los recuerdos, de tal forma que el pasado siempre se vea más brillante que lo que está pasando aquí y ahora.

Pensamos que el Super Nintendo es mejor que el Xbox y que los programas de televisión ya no son lo que eran. Recordamos los postres que comíamos en nuestra infancia, que ya desaparecieron, y no entendemos quién tomó la terrible decisión de sacarlos del mercado. Somos los que guardamos un souvenir de todo pero tenemos miedo a abrir las cajas que los contienen.

Los nostálgicos nos enamoramos de la idea de que se puede transformar lo que es a lo que era. Creemos en las segundas oportunidades. Lloramos cuando escuchamos canciones de Cri Cri.

Para mí, la nostalgia es un álbum de fotos viejas. Fotos donde desde lejos todos se ven más felices; fotos que me hacen pensar qué es lo que teníamos en ese entonces que nos hacía sonreír tan genuinamente.

Más que a cualquier otra cosa, le temo a la nostalgia porque siempre me hace regresar a los lugares a donde no puedo ir ya más. Es una cuestión delicada y peligrosa esto de dejarse envolver por ella; la nostalgia te seduce y te puede hacer sentir que nada de lo que tienes hoy vale la pena.

Y creo que la nostalgia es más fuerte que nunca cuando descubres que no hay nada que hacer: no puedes ser hoy quien eras ayer. Somos los mismos, pero la vida no es la misma. Después de lo vivido, regresar al pasado también implicaría hacer las cosas diferente.

Así que lo único con lo que me quedo de ella es recordar que lo mejor que puedo hacer es mirar para adelante.

powered byDisqus