De vuelta a la realidad

Lo complicado de regresar a la rutina laboral luego de las vacaciones.

No llevo ni 48 horas de regreso en la capital y ya me quiero ir de vacaciones de nuevo. Hoy fue mi primer día en la oficina, y si bien es muy rico reencontrarse con los amigos, es terrible lo que cuesta adecuarse.

Todo comienza mal cuando suena el despertador cerca de las ocho de la mañana y no puedes creer que el descanso haya terminado. Más encima, como el sueño está cambiado, ya que durante los días libres la hora de levantarse era a las 12 del día, despegarse de las sábanas es una odisea y ni la ducha es capaz de motivarte.

En mi caso, hoy ha sido un día eterno. Me cuesta entender lo que me dicen, se me cierran los ojos al mirar el computador y pienso en que hace menos de dos días estaba disfrutando de la tranquilidad del lago y de toda la magia del sur de Chile. Los recuerdos me dan nostalgia y pienso en que aún queda mucho para volver a tomarme un respiro.

Cuando me preguntan qué tal estuvieron mis vacaciones, aparte de responder que fueron muy entretenidas, le agrego que fueron demasiado cortas, sin embargo, hay que agradecerle al trabajo el hecho de poder haber disfrutado de unos días lejos del caos de Santiago.

y a ti ¿te cuesta reintegrarte a la rutina luego del descanso? ¿Cómo lo haces?

 

 

powered byDisqus