Demian Bichir actúa impecable en A better life

Una gran película que logra mostrar la vida de un migrante mexicano sin el factor crudo

El cine mexicano, y sus protagonistas, sufren de algo que muchas veces es aplaudido en el resto del mundo y que hace que los mismos mexicanos no quieran ver las producciones nacionales: está encasillado en la violencia y lo vulgar. Si no son insultos kilométricos, drogas, desnudos y violencia, no es cine mexicano.

Algunos artistas mexicanos que dieron su primer salto a la pantalla grande en producciones locales han decidido salirse de los repetitivos papeles que les proponían aquí y probar su suerte en Hollywood. Ese es el caso de Demián Bichir y algunos otros, como Gael García y Diego Luna.

Cuando anunciaron la nominación de Bichir para el Oscar como Mejor Actor la verdad es que reaccioné un poco incrédula. No podía imaginármelo en un papel que no fuera el mismo que ha protagonizado mil y una veces, pero decidí darle una oportunidad ya que algo tendría que haber hecho para estar a la par con dos grandes como Pitt y Clooney. Vaya sorpresa que me llevé.

El tema de los migrantes es uno muy fuerte y a todos los latinoamericanos nos pega duro. Las películas que tocan el tema normalmente lo hacen desde un punto de vista brutal, que nos muestran todas las tragedias y dificultades por las que tienen que pasar los que deciden moverse para el norte en busca de una mejor vida.

Sin embargo, A better life aborda la situación desde un ángulo totalmente diferente. El sentimiento de pertenencia y, al mismo tiempo, de no encajar en una sociedad que no te abre los brazos pero que has adoptado como tuya.

Bichir interpreta a un padre soltero que está creciendo a su hijo adolescente en Los Ángeles. Se gana la vida decentemente y trata de inculcarle valores importantes a su hijo, quien atraviesa por situaciones típicas de adolescente mexicano en esa frenética ciudad, como unirse a una banda de cholos.

La historia logra entrelazar la relación complicada entre el padre y el hijo y sazonarla con eventos cotidianos que recalcan que aunque se llegue a un lugar a vivir el sueño americano, la lucha jamás termina.

No es una película cruda pero la actuación de Bichir me pareció brutal, particularmente porque se siente natural. Así que, aunque nunca lo hubiese imaginado, Bichir es mi favorito para ese Oscar.

powered byDisqus