Hasta siempre Marie Colvin: Ídola

Ayer murió la periodista y corresponsal de guerra más destacada del último tiempo.

Ayer murió una de las leyendas del periodismo de guerra, la estadounidense Marie Colvin, quien junto al fotógrafo francés Rémi Ochlik, fueron alcanzados por un bombardeo sobre el barrio de Baba Amro en la ciudad siria de Homs, realizado por las fuerzas del régimen de Bachar al Asad, que continúan su ofensiva sobre esa zona.

Actualmente, trabajaba para el dominical Sunday Times y murió haciendo lo que más le gustaba, ya que ella era una fiel representante de la vieja escuela en la forma de hacer periodismo.

Pese a que en 2001 perdió su ojo izquierdo al ser herida por una granada mientras informaba de la guerra en Sri Lanka, no dejó de ejercer la carrera de enviada especial, la profesión que la apasionó por 30 años y que la hizo acreedora de numerosos galardones en el Reino Unido.

También recibió en dos ocasiones el premio de la prensa británica a la mejor corresponsal, el galardón a la "Valentía en el Periodismo" de la Fundación Internacional de Mujeres en los Medios y el de mejor periodista del año de la Foreign Press Association.

Siempre se destacó su valentía para estar inserta en plena guerra, sin nunca perder su norte: Informar. Fue así como Marie Colvin narró conflictos como los de Sierra Leona, Timor Oriental, Kosovo, Zimbabue y Chechenia, siendo siempre la más informada de lo que ocurría en el Oriente Medio y el mundo árabe.

Su lema era: “Informar de los horrores de la guerra con rigor y sin prejuicios" y fue lo que siempre hizo, siendo un ejemplo para todos los que hacemos periodismo de cualquier especialidad. Si ella era capaz de ir a la primera fuente donde los balazos iban y venían, nos da para pensar que nunca va a ser tan imposible conseguir la información precisa que siempre buscamos entregar en nuestra profesión.

Hasta siempre Marie Colvin: Ídola.

Fuente: Marie Colvin, una leyenda del periodismo de guerra (abc.es)

 

powered byDisqus