Hoy es el Día Mundial contra la Ablación

Esta práctica aún se sigue ejerciendo en 27 países de África y Asia.

La ablación de clítoris o mutilación genital femenina es una práctica realizada a sea por razones culturales o religiosas. Si bien para muchos puede sonar como una costumbre ancestral, o propia de tribus salvajes o fanáticos del Islam, les cuento que esta extirpación se realizó en Europa incluso a principios del siglo XX para tratar enfermedades nerviosas.

Hoy la ablación es una realidad en países como en Kenia donde más de 2,5 millones de niñas y mujeres entre 15 y 49 años han sufrido la extirpación de su clítoris. Lo peor de todo son las razones, ya que argumentan como inconcebible que una mujer sienta placer. Por eso buscan la pérdida casi total de sensibilidad, lo que trae consigo un fuerte trauma psicológico, ya que a manos de una curandera o mujeres mayores, les extirpan el clítoris con cristales, cuchillos o cuchillas de afeitar. Algunas mueren a causas de infecciones.

Por otro lado, en estos países, si una mujer no está circuncidada en símbolo de rechazo y burlas por parte del resto de la población, lo que evitará que contraiga matrimonio, ya que los hombres creen que si una mujer tiene clítoris es sexualmente activa e intentará transgredir su matrimonio.

La Asociación de Mujeres Antimutilación ha informado que esta práctica se lleva a cabo en 27 países de África y Asia, en algunos de los cuáles ni siquiera está penada por la ley. Es por eso que hoy se celebra el Día Mundial contra la Ablación y en ciudades como Madrid muchas mujeres han salido a la calle para manifestar su oposición frente a este terrible hecho, al que le piden tolerancia cero.

Cinco millones de niñas sufren cada año la extirpación parcial de sus genitales externos, ablación, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). No hay datos oficiales en España, pero expertos de la Universidad Autónoma de Barcelona calculan que hay unas 10.000 niñas en riesgo de sufrir esta mutilación. Se trata de hijas de inmigrantes, la mayoría subsaharianos, que han importado esta práctica ancestral considerada una violación de los derechos humanos. elpais.com

Y tú, ¿saldrás a la calle?

 

 

powered byDisqus