Patricio Fernandez: "Soy un fascinado con la realidad"

Periodista, escritor y director de "The Clinic", la publicación más leída de Chile, ha mantenido su espiritu irreverente a través de los años. Hoy comparte su particular visión de lo que acontece en nuestra sociedad a través de la radio, la prensa y la literatura, sin dejar a nadie indiferente.

Para el fundador y director  de The Clinic, ésta es su plataforma desde donde crea y hace muchas otras cosas. Pero el resto de su tiempo lo reparte entre las comunicaciones -es uno de los conductores del programa radial Desde Zero- y la literatura. De hecho ya ha escrito dos novelas y tiene su propio blog en el diario El País de España, “Lejos de todo”, donde comenta la realidad nacional. Además, sigue escribiendo sus propias cosas, que según él “andan por ahí, buscándole la quinta pata al gato”.

-Belelú: ¿Qué significa el éxito para ti?
-Patricio Fernández: Lo primero, es que para mí la palabra éxito me resulta no sé si ridícula o pudorosa. Porque no es tan fácil saber en qué consiste eso que se llama éxito. Durante un buen rato algunos han creído que es la plata, en otro tiempo algunos han creído que es la felicidad, y durante otro tiempo algunos han creído que es la figuración, yo supongo que no estoy de acuerdo con ninguna de las anteriores. No me gusta la palabra porque tiene una carga que pareciera indicar que el exitoso se pone por encima de los otros, y tiene un algo como si fuera definible qué es lo que es, el que a uno le vaya bien, cuando es bastante difícil de definir. Una persona que consigue desarrollar sus talentos, que consigue lograr metas que se ha propuesto, no se autodeclara necesariamente como exitoso, puede declararse satisfecha, feliz, hasta orgullosa o realizada, pero la palabra éxito tiene una carga desagradable. En mi vida personal, no sé si es un logro o una suerte,  pero he conseguido vivir de lo que me gusta hacer y de lo que invento y de la libertad de las cosas que quiero decir, expresar o proponer en el ámbito público.

-B: ¿En qué momento notaste que estabas destacándote, marcando una diferencia?
-PF: No sé si me desperté un día y sentí que era un destacado, ¿sabes por qué? porque El Clinic nació siendo un panfleto de cuatro páginas, y fue creciendo muy lentamente, o sea, yo creo haber cobrado un primer sueldo por The Clinic después de tres años. Entonces fue algo que fue penetrando de manera muy paulatina. Todavía cuando alguien me pregunta en qué minuto te diste cuenta de tal cosa, me voy dando cuenta en cada minuto, porque no es que de pronto yo me sentí que estábamos en la cresta de la ola. Andábamos surfeando y de repente la ola fue un poquito más grande.

-B: Probablemente el éxito para algunos sea simplemente ganar dinero, pero a veces hay otras motivaciones que te inspiran para desarrollarte como persona, de estas otras, ¿cuáles son las que a ti te mueven?
-PF: Me mueve generar un espacio de libertades en el mundo. Promover el que cada cual tiene las posibilidades de ser más o menos lo que tenga ganas. Esto en principio es una falacia, porque esas posibilidades no están. Y efectivamente no todos pueden ser lo que les da la gana, pero me mueve empujar el bote hacia eso. A mí me interesa la creación, me interesa la literatura. Todo lo que escribo políticamente, “cronicalmente”, reporterilmente, para mí son historias, son cuentos. Creo que vivimos en un mundo de cuentos, donde las cosas son lo que son, y son lo que uno quiera narrar que sean, y yo soy un fascinado con la realidad, con lo que acontece. Tener la posibilidad de transmitir esa manera en que uno la ve, e invitar a amigos y a gente que uno admira, respeta o te generan curiosidad, a manifestar sus propias maneras de ver ese mundo, me genera una gran satisfacción.

-B: ¿Qué tan importante es el tiempo libre en tu vida?
-PF: Muy importante, y procuro tener el máximo posible, hay un porcentaje no menor del tiempo de la semana que trato de quedarme tranquilo en mi departamento, y otro porcentaje que trato de salir a mirar qué es lo que pasa, y eso se llama ver películas, leer libros, chupar con los amigos, lo que sea. Yo creo que una persona que no anda en micro, que no camina por las calles, que no usa el transporte público, difícilmente puede comentar qué es lo que pasa en el lugar en el que vive.

-B: ¿Cómo has logrado compatibilizar tu éxito profesional con la familia y tus hobbies?
-PF: Con mis hijos tengo una relación que me gusta mucho. Hay parte del tiempo que no sé si le llamaría libre, que lo uso con ellos en hacer cosas que me da mucho gusto hacer. Cuando uno está con los niños, lo mejor es decidir que ellos son los protagonistas de la historia, porque si uno está todo el rato pensando en lo que quisiera hacer mientras está haciendo eso, lo pasa mal. En cambio si tú estás haciendo eso, en el entendido de que ese es el panorama, uno lo consigue a veces pasar bien, por ejemplo, ver películas de monos animados. Se me ha vuelto un hobby importante, soy crítico de cine infantil, me encanta.

 

 

Esta entrevista es parte de "Los 17 de la Series 7", un conjunto de conversaciones con destacados líderes chilenos en ámbitos como el emprendimiento, medio ambiente, tecnología y otros.

powered byDisqus