"Quiero ser tu prioridad"

Cuando con tantas cosas que hacer, hay crisis en la pareja.

Creo que más que cantidad de tiempo, lo que requiere una pareja es calidad. Sin embargo, es algo que aprendí con los años a medida que he ido madurando.
En mis primeras relaciones de pareja, muchas veces no entendía que él no pudiera verme porque estaba cansado después del trabajo o que no pudiera hacerse un lugar en lugar de ir a jugar a la pelota.

Comencé a exigirle que fuera su prioridad y me comparaba con sus otros compromisos para que me dijera qué era lo más importante. Eran peleas sin final. Pero como yo solo estudiaba y dedicaba mucho mi tiempo libre a estar con él, no comprendía sus excusas.

Sin embargo, con el tiempo he aprendido que el hecho que el otro o una misma tenga otras cosas que hacer, no significa que no hay amor o que él ya no te quiere. Ahora veo esto como un desafío. Es decir que, el verdadero amor acepta y respeta los tiempos del otro y si hay ganas, hay que organizarse.

En mi caso yo no tranzo el dejar de ir al gimnasio o al menos ver a mis amigas una o dos veces a la semana. Y el que quiera estar conmigo tendrá que

aceptarlo, tal como yo tendré que tolerar que quizás tenga un trabajo poco convencional, que le guste estar en muchas ligas de fútbol o que quiera ver a sus amigos uno que otro día.

Aquí la clave está en aprender a coordinar los tiempos y en organizar panoramas en conjunto. Porque hay que decir que cuando una pololea (está de novia), trabaja, sale con las amigas, hace deporte y más encima no tiene la posibilidad de vivir con la pareja, las horas del día se hacen muy cortas. Pero tal como les dije al principio, cantidad no es sinónimo de calidad.

powered byDisqus