¿Salir o no salir en la semana?

Y es que andar con sueño, hace que el trabajo en al oficina no de frutos.

Han pasado los años sobre mí. Si bien no me siento vieja ni nada por el estilo, mi capacidad corporal para aguantar el cansancio ha disminuido enormemente.

Antes, estudiaba, salía más de una vez a al semana, me acostaba pasada las siete de la mañana durante los fines de semana y el lunes estaba perfecta para comenzar las responsabilidades.

Hoy si salgo al menos un día, el agotamiento me pasa la cuenta. No rindo en el trabajo, me pesan los ojos, me siento con energías y es una tortura levantarme.

Ahora ya no es como años atrás y antes de aceptar alguna invitación a algún cumpleaños o happy hour con las amigas, la pienso mil veces.

Es que es muy complejo eso de trabajar todo el día. No hay tiempo para nada. Hay que hacer malabares para compensar el tiempo de responsabilidades son ratos de distracción. Es muy corto el tiempo que tenemos para distraernos con las amigas, la pareja, la familia o simplemente ir a dar un paseo a solas. Y es que las jornadas laborales, al menos en Chile, son eternas y muchas veces hace que una sienta que no tiene vida y que ni siquiera puede hacer sus actividades favoritas dedicándole un buen espacio de tiempo.

Es así como he decido solo salir en la semana para situaciones muy específicas, porque o si no, al día siguiente mi trabajo se hace muy pesado y no cunde. Si bien es una decisión que tomé hace un par de horas, veré cuánto me dura.

Y tú, ¿eres de las que sale en la semana? Y si lo haces, ¿al otro día te pasa la cuenta?

powered byDisqus