Cinco buenas razones para renunciar a los refrescos 'light'

Esas calorías que te estás ahorrando, la bebida se las está cobrando de otras formas

La falsa idea de que por tomar un refresco sin calorías nos estamos 'cuidando' podría hacernos más daño de lo que nos imaginamos. No cualquier refresco, sino esas bebidas carbonatadas que nos ofrecen todos los beneficios y ricura de uno cargado de azúcar pero sin todas esas molestas calorías.

Según varios estudios realizados por diversos doctores y nutriólogos, beber refrescos de soda 'sin calorías' está altamente relacionado con cinco cosas que no le convienen ni a tu cintura ni a salud:

  • Aumento de peso: Sí, no es que nos estén mintiendo y realmente contengan esas calorías, sino que el consumo de alimentos azucarados y refrescos de soda antes de comer nos abre más el apetito, lo que nos hace comer más. Si a eso le agregamos que 'compensamos las calorías que no tiene el refresco con otros alimentos', no es sorpresa que ese aumento sea real
  • Hace que se nos antojen más cosas dulces: El sabor dulce de los refrescos hace que nuestro cerebro se quede con ganas de más, lo que nos llama a buscar esa deliciosa azúcar en otros alimentos y golosinas
  • Problemas renales: La doctora Julie Din, del Hospital Birmingham de Boston, ha estudiado a mujeres que beben dos o más vasos de soda dietética al día y ha encontrado que su riñón tiende a deteriorarse tres veces más rápido de lo normal
  • Mayor riesgo de diabetes: Los consumidores ávidos de refrescos de soda dietéticos sufren un mayor riesgo que desarrollar síndrome metabólico que, en resumen, deriva en diabetes y otros padecimientos
  • Infartos: Como si todo eso no fuera suficiente, estas deliciosas pero venenosas bebidas de soda sin calorías pueden ocasionar un aumento del 43% en las probabilidades de sufrir un infarto si eres de las que se toma, al menos, un vaso al día.

Dejar los refrescos es tan fácil o difícil como dejar el cigarro; depende de la persona y para que realmente funcione el intento hay que estar realmente convencidas. Pasar de refresco a agua natural no es una transición nada fácil, pero algunos expertos le recomiendan a las personas que quieren deshacerse del hábito intentar primero con agua gasificada, para que el cambio sea más fácil.

¿Alguien aquí ha dejado por completo (o jamás ha tomado/no le gustan) los refrescos dietéticos? 

powered byDisqus