Julián Ugarte: “Mi motivación es cambiar vidas, cambiar realidades”

Este diseñador industrial es el creador y actual director del Centro de Innovación de “Un Techo Para Latinoamérica”. Desde esta plataforma proponen soluciones innovadoras, tecnológicas y creativas para los problemas más difíciles del sector social más pobre del país: el de los campamentos. El enfoque diferenciador del centro es que buscan soluciones que puedan ser negocios rentables, replicables a gran escala en el mercado.

Desde sus tiempos como estudiante de diseño, el pensamiento de este emprendedor social siempre estaba fuera del molde de lo establecido. Confiado en sus ideas, encontró un camino distinto que une el diseño industrial con la innovación social para el desarrollo. Hasta marzo fue el director del Centro de Innovación de “Un Techo para Chile" y hoy lo es para Latinoamérica, un proyecto ideado por él y que fue lanzado oficialmente en 2010. Desde esta plataforma -ahora on line: www.techolab.cl- propone generar soluciones rentables a los problemas de la pobreza, por medio de la innovación y la tecnología, creando servicios y productos para empresas ya establecidas o ayudando a crear empresas nuevas. Estos méritos, le valieron ser el primer chileno aceptado en Singularity University, un programa de elite que reúne a los más destacados innovadores con los líderes tecnológicos del mundo, en pro de desarrollar soluciones sustentables y tecnológicas que generen un impacto positivo a la humanidad.

Belelú: ¿Qué significa el éxito para ti?
-Julián Ugarte: El éxito es la sensación de haber logrado tus propósitos. En lo personal, es un arma de doble filo, porque si lograste tu objetivo de alguna forma, o estás a punto, sabes que la puedas hacer. Y si la puedes hacer -y como nosotros los del Techo como que creemos que tenemos que cambiar el mundo-, te hace súper responsable. A mí a veces me gustaría irme al Caribe o donde sea, un año y desenchufarme. Pero si tienes la posibilidad, ¡puedes ser un agente de cambio! y eso es satisfactorio, porque te permite hacer muchas cosas, agarrar credibilidad, pero a la vez es una responsabilidad grande.

-B: ¿En qué momento notaste que estabas destacándote, marcando una diferencia?
-JU: Yo creo que desde el principio, desde la universidad quizás. Porque pensaba distinto, yo creía en mí. Pero, ¿quién validó eso? Todos los días las validaciones son cada vez más fuertes. Por ejemplo, el año pasado en diciembre fui como charlista a la Escuela de Negocios de Harvard, en Boston. Después, en febrero, el Consejo Internacional de Sociedades de Diseño Industrial generó un premio, el World Impact Design Prize, fuimos a Finlandia y el Centro de Innovación estaba entre los cinco finalistas. Entonces son hartas cosas de ese tipo. Igual uno se pregunta, ¿cómo habrán sabido de nosotros si no tenemos nada escrito en inglés?  Respecto al Centro, creo que el partir trabajando con las universidades ayudó a transformar un pensamiento en cosas tangibles para la industria. Y eso en menos de un año.

 

 

-B: Probablemente el éxito para algunos sea simplemente ganar dinero, pero a veces hay otras motivaciones que te inspiran para desarrollarte como persona, de estas otras, ¿cuáles son las que a ti te mueven?
-JU: Crear impacto. Esa es mi motivación, la única, yo creo. Cambiar vidas, cambiar realidades. De una forma muy masiva. Yo no pensaba que iba a trabajar en este segmento, pero cuando lo conocí y veía las necesidades y vi que con creatividad también puedes hacer negocios y detonar la industria, que en realidad podía ser un negocio muy bonito, ahí me enamoré más.

-B: ¿Qué tan importante es el tiempo libre en tu vida?
-JU: Es un tema. Fui papa recién, mi hija va a cumplir 8 meses y quiero tener vida de familia. Estoy haciendo el ejercicio de tener más tiempo, pero es jodido. Viajo una semana al mes al menos, porque nosotros estamos en 20 países. El último mes estuve en Finlandia y acá, ¡uf! Pero ahora como el equipo ya está a cargo, me dejan más libre, por primera vez. Yo creo que recién estamos empezando a consolidarnos en ese sentido. Aprendiendo a hacer la pega mejor, a estar más tranquilo.

-B: ¿Cómo has logrado compatibilizar tu éxito profesional con la familia y tus hobbies?
-JU: Mi meta de este año es esa, exactamente compatibilizar los hobbies y la familia. Sé que es lo que tengo que hacer, porque si no lo hago voy a estar disconforme y eso va a significar que me voy a terminar yendo del Centro, porque no es sostenible. Entonces, no es tema de plata o de proyectos, es que yo me dé un espacio para la familia y los hobbies, quiero puro jugar tenis, hacer deporte. He inventado unas cosas raras. Estoy llegando tres días más temprano a la casa, para cuidar a la Julieta, y me compré una bicicleta plegable para irme del metro al Techo.

 

Esta entrevista es parte de "Los 17 de la Series 7", un conjunto de conversaciones con destacados líderes chilenos en ámbitos como el emprendimiento, medio ambiente, tecnología y otros.

powered byDisqus