Sergio Nakasone: "Hacer realities no se cruza con mis sueños personales"

Este experto en este tipo de programas y actual productor ejecutivo del fenómeno Mundos Opuestos -que tiene en vilo al público chileno y que arrasa con un rating promedio entre 26 y 30 puntos- nos cuenta cómo ha sido su camino al éxito.

Este argentino -con más de 15 realities en el cuerpo- graduado en comunicación social y especializado en publicidad, comenzó su carrera trabajando como creativo publicitario, pero se aburrió y se volcó a trabajar en la televisión. Partió desde abajo, haciendo programas de entretención, deportes, guiones de ficción. Hasta que se cruzó con los realities. Hoy, a sus 42 años, está radicado en Chile y junto a su equipo de Canal 13 es el cerebro detrás de éxitos como Amor Ciego y 1810. Su última creación, Mundos Opuestos, la rompe en la televisión chilena y hace unas semanas fue uno de los productos estrellas de la MIPCOM en Cannes, Francia, la feria de televisión más importante de la industria. Tanto así que ya están en conversaciones para vender el formato a productoras de Estados Unidos y Europa.

-Belelú: ¿Qué significa el éxito para ti?
-Sergio Nakasone: Para definir el éxito voy a citar una frase que se la adjudican a Borges: "el éxito y el fracaso son dos impostores". Yo creo que siempre tanto el éxito como el fracaso se tienden a magnificar en todas las índoles de la vida. Para mí es difícil manifestar lo que es el éxito, prefiero hablar de si un trabajo me hace feliz o infeliz. Me ha tocado hacer programas exitosos en los cuales fui muy infeliz y hacer programas que no les fue bien y donde fui muy feliz. En lo que es la televisión, hoy yo creo que el éxito tiene que ver con que el programa cumpla con todas las expectativas que uno le pone cuando lo diseña, en torno a la calidad de producto, a la originalidad, llegar al límite de lo que uno puede hacer. Ni desde que empecé en esto ni hoy -ya llevo más de 20 años trabajando en esto-, lo que hice fue buscando el favor del público o ser popular, sino que buscaba la excelencia del producto.

-B: ¿En qué momento notaste que estabas destacándote, marcando una diferencia?
-SN: El 2003 trabajaba en la productora argentina Promofilm y me tocó hacer Protagonistas de la Fama en varios países, Colombia, Venezuela, Chile, en Miami... y en todos era el primer reality y todos fueron sucesos. Yo empecé haciendo un reality, al segundo reality ya me llevaron de jefe y como que en cada nuevo reality subía de cargo. Entonces ahí sentí que empezaba a ser valorado por mis pares o superiores, que crecía mi valoración dentro de la empresa. Creo que la constante que me lleva a destacar es una gran capacidad de trabajo. Al venir de la publicidad tenía los mecanismos para generar ideas muy aceitados, un ejercicio creativo importante, que a la hora de trabajar en televisión me sirvió mucho. Pero yo coincido con que las ideas son 99% de transpiración y 1% de creatividad.

-B: Probablemente el éxito para algunos sea simplemente ganar dinero, pero a veces hay otras motivaciones que te inspiran para desarrollarte como persona, de estas otras, ¿cuáles son las que a ti te mueven?
-SN: En lo que estoy haciendo hoy que es televisión reality, me mueve la búsqueda de la excelencia, pero cuidando la forma y el ambiente de trabajo. Mantener siempre esta exigencia de hacer bien lo que uno hace. De chico yo siempre decía que quería llegar a ser el mejor en lo que sea. En ese entonces mi sueño era ser futbolista o cantante, como canto mal y al fútbol no juego tan bien, me metí por esta parte, pero mantuve siempre esta sensación de que lo que uno hace tiene que estar muy cerca de lo óptimo. Es una constante que uno mantiene día a día en el trabajo y que también le inculca al equipo, el estar en los detalles, tener cierta obsesión por la excelencia y que eso se dé en un buen clima laboral, porque un trabajo tan exigente como es un reality exige un buen clima de trabajo... Personalmente, quizás en esto voy a romper un mito, pero hacer realities no se cruza con mis sueños personales. Lo que yo quiero hacer, tiene que ver con volver a mis orígenes, salir de la hiper industria para trabajar de una forma más artesanal. Volver al lugar donde nací y hacer el programa de televisión de mi club de barrio. Soy fanático del Lanús, que no es de los clubes grandes de Argentina. Es muy loco, mi sueño no se emparenta con la grandeza sino con la simpleza y con volver a la base de donde soy.

-B: ¿Qué tan importante es el tiempo libre en tu vida?
-SN: Es fundamental, pero paradójicamente no tengo mucho tiempo libre mientras hago los realitys. Por eso creo que hoy, que nos falta todavía un mes y medio para terminar, lo único que pienso es en las vacaciones. Tanto mi mujer como yo adoramos viajar, y creo que ese es el premio que nos damos. Sinceramente creo que viajar es la mejor forma de invertir el tiempo libre y lo potenciamos conociendo nuevas culturas.

-B: ¿Cómo has logrado compatibilizar tu éxito profesional con la familia y tus hobbies?
-SN: Es complicado, igual tratamos de darnos el tiempo si hay algo que nos gusta hacer, si hay un recital o yo que soy fanático del futbol, si hay un partido que quiero ver. Además, soy coleccionista de juguetes a full, es una hobby manía, y en mi tiempo libre me la paso buscando juguetes. Pero en esta época, con mi señora tenemos libre sólo los domingos y ese día tratamos de tener un espacio, de ir a comer algo, ver una buena película, darse esos momentos, pero sabemos que nuestro trabajo es así, como de temporada. Trabajamos muy duro durante seis ó siete meses, y después vienen cincomeses de vida normal, entonces esa vida normal uno la trata de aprovechar al máximo.

Esta entrevista es parte de "Los 17 de la Series 7", un conjunto de conversaciones con destacados líderes chilenos en ámbitos como el emprendimiento, medio ambiente, tecnología y otros.

powered byDisqus