¿Y con tres tragos? ¡De todas maneras!

¿Por qué las personas nos parecen más atractivas cuando estamos borrachos?

Admitiendo totalmente el ofensivo grado de superficialidad ¿Quién no se ha pasado de cara dura y ha reconocido que con un par de piscolas en el cuerpo, tendría  algún tipo de aventurilla con ese chiquillo o chiquilla que claramente no es de tu agrado?

Es más, con mi grupo de amigas en la universidad, apodamos a un muchachito como el "ocho piscolas", ¡OCHO! ¡Perdónanos, por no saber lo que hacemos! jo jo jo.

Y aunque parezca una real tontera... ¿Algo de cierto tendrá eso de que en la noche todos los gatos son negros? o ¿Por qué las personas nos parecen más atractivas cuando estamos con unas copitas de más? Uno de los grandes misterios del erotismo social y que ya podría tener una explicación neurociétifica

A lo largo de los años de la sociología erótica, ha existido un particular fenómeno que sólo sucede cuando bebemos alcohol: como qué mágicamente comenzamos ver a las demás personas con "otros ojos", sobre todo a aquellas con las que podría pasar algo. ente, parecen tornarse mucho más atractivas que de ordinario.

Frente a esto, investigadores de la Universidad londinense de Roehampton se propusieron indagar el misterio para tratar de explicarlo científicamente.

En primer lugar, tomaron estudios que revelaban bajo qué parámetros definimos la belleza, encontrandólo en la simetría que existe en el rostro de alguien, característica que inconscientemente utilizamos casi todos para decidir si una persona nos resulta atractiva.

Después, los científicos presentaron a 64 voluntarios - la mitad de ellos bajo los efectos del acohol-, 20 pares de rostros. Ahí, cada persona debía elegir cuál de los los rostros le parecía más atractivos. Luego, les fueron mostradas 20 imágenes con rostros completos, donde cada voluntario debía juzgar si las facciones de éstas eran simétricas o no.

¿Resultados?

Los participantes sobrios tuvieron una marcada preferencia por los rostros simétricos y fueron más efectivos para detectarlos que los borrachines.

De este modo, los resultados obtenidos manifestaron que la capacidad para detectar la presencia o falta de simetría se debilita significativamente en aquellos que se les moja la canoa .

Por lo que tomando en cuenta que este pudiera ser el primer criterio psico-biológico para explicar el por qué las personas nos parecen  más atractivas cuando estamos embriagados, más atención a esas piscolas, vodkas y cervezas, ya que podrías descubrir una inédita belleza en esa persona que hasta entonces ni siquiera te habías fijado.

¿Y cómo sabes? A lo mejor te queda gustando. En caso contrario, la caña moral siempre es una opción.

Por cierto ¿Qué será de "ocho piscolas"?

powered byDisqus