Conoce más de esta joven cantautora apasionada por la música, fanática del jazz y amante del estilo vintage


Gina Osorno se describe a sí misma como una chava activa, intensa y apasionada. Originaria de Mérida, Yucatán,  Licenciada en Diseño Gráfico y Publicitario y cantautora de corazón, ella es uno de muchos talentos mexicanos que vale la pena conocer.

Con una voz dulce y poderosa que sabe tocar las membranas más sensibles del público, Gina es una chica multifacética y apasionada por la música; gusto que desde muy pequeña le inculcaron sus padres y familia cercana. A los 12 años comenzó a tocar guitarra y a escribir sus primeras poesías pero no fue hasta la preparatoria que se animó a pararse en un escenario.

Su verdadero amor: La música

Ella se considera una persona tímida a quien le cuesta mucho trabajo decir lo que piensa, por eso tanto la poesía como la canción se volvieron herramientas fundamentales para poder comunicar sus sentimientos. Además de hacer sus propias canciones, para las cuales toma inspiración en las situaciones que vive todos los días, también disfruta mucho interpretar covers de su música favorita: jazz y blues.

Cree que a través de la letra de sus canciones  puede expresar las cosas que la hacen feliz y las que la ponen triste, además de aquellas que quisiera cambiar, o  quisiera decir, pero no se atreve. El amor es un tema muy recurrente en sus canciones; donde habla de lo que ha ganado así como de lo que ha perdido.

Escucharla cantar es un verdadero deleite. Tuve la oportunidad de verla presentar el disco “Más” de uno de sus proyectos rock pop llamado Gina y los Flit, y solo puedo decir que aunque no me sabía ninguna canción, inmediatamente sentí las ganas de cantar a todo pulmón y de levantarme de la silla y bailar.

Pero ese no es el único proyecto en el que está involucrada: Actualmente se encuentra componiendo un nuevo material con tintes de jazz y blues, alternando el trabajo con presentaciones junto a Jazz Sensitive, un trío musical con el que recientemente hizo un homenaje a Ella Fitzgerald. También ha estado participando con un grupo de músicos yucatecos que radican en el Distrito Federal, La TociBand.

Gina trabaja en el Departamento de Comunicación y Diseño de la Orquesta Sinfónica de Yucatán; ella es quien realiza la publicidad de la orquesta y el diseño editorial de los programas de mano, entre otras cosas. Lleva 3 años ahí y aproximadamente 9 años trabajando como diseñadora para diferentes proyectos, mientras crece a la par en lo que verdaderamente ama: La música. 

Entre sus principales influencias musicales, Gina menciona que admira a Betsy Pecanins y su feeling blusero al cantar, las letras llenas de amor y sinceridad de Ely Guerra y Alanis Morrisette, la tristeza y melancolía de Ray Charles,  los scats  y el swing de Ella Fitzgerald  y las melodías e historias en las canciones de Los Beatles.

El estilo de Gina

Además de su talento musical, Gina también tiene un exquisito estilo para vestir. Se considera  amante de lo vintage y confiesa que le hubiese gustado nacer en la década de los cincuenta o sesenta.

Sin embargo, trata de adaptar su estilo de vestimenta al género que está cantando, aunque siempre conserva algún detalle “de época” dentro del outfit, ya sea en el maquillaje, en el peinado, o algún accesorio en la ropa.

“Me inspiro en como se vestia mi mamá cuando era joven. Sin embargo, confieso tener una gran debilidad por los vestidos, me fascinan y puedes combinarlos con muchas cosas siempre y cuando tengas creatividad y actitud. Pienso que la moda y la imagen son una parte importante de cualquier artista, dice mucho de tu personalidad y del mensaje que quieres mandar con tu arte”

Definitivamente es una chica a la que vale la pena seguirle la pista porque podría ser el próximo gran talento mexicano. Para conocer un poco más de ella y de sus proyectos, puedes visitar sus páginas oficiales:

Gina Osorno sitio personal
 
Gina y los Flit  proyecto rock/pop
Flusboox blues tradicional
 Tributo a Ella Fitzgerald
Canal oficial de YouTube 

 

YouTube Preview Image


Gracias a @ginaosorno por permitirnos entrevistarla y compartir con ustedes un poquito más sobre ella. 

Keeping sharing simple...
0
Keeping sharing simple...
0

Sobre el autor

Fan de Hello Kitty y las películas de terror. Cambia de color de cabello como de opinión, baila descalza y no cuenta las calorías de los chocolates. En twitter es @leureena y escribe desde México.

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.