Consejos para enfrentarse al secador de pelo

Durante el invierno, las mujeres nos enfrentamos cotidianamente a un dilema que tiene tanto de complejo como de superficial: ¿Secarse o no secarse el cabello?

Durante el invierno, las mujeres nos enfrentamos cotidianamente a un dilema que tiene tanto de complejo como de superficial: ¿Secarse o no secarse el pelo? O su símil ¿Frizz o resfrío? Es sabido que el secador genera volumen, infla el pelo y lo frizzea o aleona. En la otra esquina del ring, está la posibilidad no menor de adquirir, por lo bajo, un resfrío.

¿Qué se puede hacer?

Primera recomendación:

Hay que decir que el secador de pelo milenario, heredado de la mamá, que sólo tira un tufillo tibio con olor a cable quemado y que succiona y chamusca pelos en su entrada de aire -ese querido secador- debe ser renovado. Definitivamente. La gloria de ese secador fue hace décadas y actualmente se pueden encontrar modelos semi profesionales a precios súper accesibles.

¿Por qué?

Porque la potencia de un secador casero de antaño es muy baja, por lo tanto actúa más por aire que por calor. El aire se mete entre el pelo para secarlo, el calor seca sin necesidad de generar espacio, por lo tanto es más rápido, genera menos frizz, daña menos el pelo e incluso le da brillo.

Esto excluye a todas aquellas personas que: No usan secador de pelo por dogma personal; No se resfrían al salir con el pelo húmedo aunque haya ola polar; No tienen un minuto para secarse el pelo y se atienen a las consecuencias.

Segunda recomendación:

Asegurarse de secarse bien el casco y secar parcialmente los largos y puntas (A excepción de quienes se planchan el pelo, que deben secarse muy bien hasta las puntas antes de pasar la plancha). Esto impide que el frío llegue a la cabeza, y a su vez, protege las puntas de la resequedad. Para mejorar el estado del pelo durante el invierno, posterior al secado, aplícale algún producto hidratante o nutritivo (ya sea en crema o aceite). Así mantendrás tu pelo protegido de los daños invernales.

Tercera recomendación:

No lavarse el pelo todos los días. Esta recomendación es en negrita y subrayada para quienes sí se secan el pelo con secador. ¿Por qué? Primero, porque no es necesario. El pelo posee lubricantes naturales que lo protegen y le dan vida. Lavarlo demasiado seguido impide que éste se desarrolle y se corre el riesgo de resequedad a largo plazo. Si se usa secador, hay que agregarle a esto el riesgo de que el pelo se dañe y florezca por el exceso de uso de secador. Mi recomendación es lavarse el pelo cada dos días o a lo más, día por medio. Y si va a usar gorro, que sea con el pelo seco si no quiere que le quede engominado y pegado a la cabeza hasta el próximo lavado.

Cotidianamente durante el invierno, toda chica debe luchar contra artefactos invernales como secadores, gorros de lana, resfríos, planchas, bufandas… Batallas tras las que todas queremos salir vencedoras, o al menos con nuestro pelo y nuestra salud intacta.

powered byDisqus