Hey chicas: ¿Qué es lo peor que te pueden decir?

Algunas consideran que "gorda" es la peor ofensa que podría recibir una mujer.

La semana pasada una amiga me recordó cuando hace un par de años realicé una interesante "Encuesta Top" para el especial de gordos del semanario The Clinic: ¿Gorda o maraca?

Así, corta y al hueso, la idea era preguntarle a diferentes exponentes del jet set criollo femenino, qué podía ser peor: ¿Que te trataran de gorda o que te dijeran maraca?

Las posturas fueron divididas, mientras algunas consideraron que "gorda" era la peor ofensa que podía recibir una mujer, ya que puede vulnerar su autoestima y seguridad personal, otras consideraron inadmisible el hecho de aceptar un insulto tan fuerte como el de "maraca".

Las invito a leer algunas de las respuestas que ofrecieron en esa ocasión:

Renata Bravo:
“¿Quieres saber la verdad o lo políticamente correcto, jaja? A mí me dolería más que me dijeran guatona. Porque, por ejemplo, si terminas mal con alguien y él me dice “maraca”, es porque quedó picado. Y yo le puedo decir: “¡Sí. ¿Y qué tanta hueá?!” Pero si me dice guatona, es porque, ¡hueón!, no está ni ahí conmigo, jajaja. Si te dicen guatona, te liquidan, po', no tienes nada que contestar. ¡Cagaste!"

Patricia López, actriz:
“Es mucho peor que te digan maraca. Es demasiado ordinario y muy violento también. Nunca me han llamado guatona, pero sí maraca. Hace poco estaba en el auto y se me acercó un indigente para que le convidara lo que yo estaba comiendo. Le dije que no y ahí fue cuando me gritó maraca culiá. No quise responderle, pero me violenté mucho con la ordinariez”.

Teresita Reyes, actriz:
“Lo peor es que te griten guatona. ¡Es lo peor! Por último, “maraca a mucha honra”, pero guatona es lo más peyorativo. A mí me han gritado no una, sino millones de veces guatona, sobre todo cuando estaba en el colegio. Cuando me hice conocida, sólo me gritaban cosas bonitas, por eso llegué a pesar lo que llegue a pesar. Si me hubieran tratado de guatona, me pongo a hacer dieta de una. Es atroz que te traten de guatona, porque la mujer lucha con su apariencia. Por último, maraca le dicen a todo el mundo, sea o no sea. Cuando el hombre se pica, dice ‘ésta es una maraca’ y la mina puede ser Santa Teresa de Calcuta. Duele mucho cuando te dicen gorda, porque sabes que no puedes revertir las cosas. Prefería que me gritaran maraca, me sentiría mucho más sexy”.

Catalina Telias, cantante:
“Maraca, todo el rato, porque lo de guatona se puede quitar, pero si estai tildá de maraca, estai cagá. Es tu reputación la que está en juego. Ser gorda tiene que ver con un aspecto físico, que no le debiera importar a ni un hueón. Es bastante más grave ser maraca. A mí me han gritado miles de veces guatona. Imagínate 40 años de guatona por la vida, tenís que acostumbrarte a que te digan guatona de mierda, chancha y cerda. No niego que sea terrible que te griten eso, pero uno con el tiempo aprende a llevar este tipo de cosas. Al final, terminaba enfrentándome con los que me gritaban cosas así. - ¿Qué te importa que sea guatona? ¿Acaso te como tu comida tal por cual y ocupo tu metro cuadrado?-, les decía. Pero nunca nadie me ha gritado guatona maraca. Eso sería lo peor”.

¿Con cuál de estas posturas te sientes más de acuerdo? Y para ti ¿Qué puede ser peor? 

powered byDisqus