Los adolescentes y el “Sexting”

El aumento del mercado de los móviles y de usuarios de internet ha generado un contexto perfecto para desarrollar estas prácticas, las fotos de desnudos se pueden enviar desde casi cualquier lugar.

Gracias a las nuevas tecnologías el “Sexting” es cada vez más popular entre los jóvenes. Para los que no saben qué significa este concepto les cuento que se trata de enviar fotos de desnudos entre parejas a través de la red. Así los flirteos online se hacen mucho más entretenidos, incluso algunos llegan a tener sexo virtual.

El problema es que los más jóvenes no siempre toman las precauciones del caso y se filtran fotos o videos que no solo son vistos por sus parejas sino por miles de personas. Para una investigación realizada en Texas, EEUU, se encuestaron cerca de 1000 adolescentes y más de la mitad comentó que había enviado por redes sociales, correo o a través del móvil una foto de ellos desnudos. De los encuestados el 28% declaró haber visto una foto de otra persona desnuda.

Este asunto no es solo un tema privado e íntimo, existen casos judiciales donde se han visto perjudicados adolescentes debido a la divulgación de una imagen donde aparecen desnudos y que no ha sido autorizada su distribución.

El Archives of Pediatric and Adolescent Medicine, publicó otro estudio donde se encuestó a 948 estudiantes de entre 14 y 19 años que estudiaban en escuelas secundarias públicas. A ellos se les preguntó acerca de su historial de citas, sus comportamientos sexuales y sobre el sexting.

De esta investigación saltó a la vista que esta práctica es cada vez más habitual y se realiza sin medir las consecuencias. El 57% de los encuestados había pedido que le enviaran una foto, mientras que el 28% había enviado, el 31% le había pedido a otro adolescente que le enviara una imagen. La edad en la que se registraron más envíos de instantáneas es entre los 16 y 17 años.

Sin duda, el aumento del mercado de los teléfonos móviles y de usuarios de internet ha generado un contexto perfecto para desarrollar estas prácticas ya que no es necesario que estén en la intimidad de sus habitaciones para realizar un envío, este se puede hacer desde un baño, la calle o donde se dé la situación. Claramente, la responsabilidad no recae en las empresas de telefonía ni internet, sino más bien en los tutores de cada uno de esos jóvenes. Si aquellas imágenes de desnudos caen en malas manos puede incluso convertirse en pornografía infantil.

Fuente: "One-quarter of teens have 'sexted' nude photos of themselves" (www.digitaljournal.com)

powered byDisqus