¡Por qué le cuentas mis cosas a tu novio!

Está bien no tener secretos con la pareja, ¿Pero eso implica que también le debe contar las cosas que le pasan a las amigas?

No falta la que, para quedar como la transparente, sin secretos y “buenita”, le cuenta las travesuras, pelambres, noticias o sensaciones de las amigas a su novio.

¿No se dan cuenta que es un arma de doble filo? Por mucha confianza que ellos crean que les tienen, siempre va a estar pensando “si son tus amigas, tú también puedes hacer lo mismo”.

Algunas creen que estar en pareja significa que le debes contar TODO al otro, incluso llegan a romper ese pacto de lealtad que se establece con las amigas.

Lo peor de todo es que los hombres siempre dejan huellas en el camino, un comentario desagradable, una miradita cómplice, un gesto de desaprobación… sea como sea, siempre queda en evidencia que ella contó alguna de esas conversaciones de mujeres, siempre recargadas de adjetivos calificativos.

Está bien no tener secretos con la pareja, ¿Pero eso implica que también le debe contar las cosas que le pasan a las amigas?

Muchas crean el ambiente perfecto para que sus novios caigan bien: hablan de sus grandes cualidades comprensivas y mentes abiertas, pero no se dan cuenta que eso no cambia las cosas, al contrario, solo las empeora.

Cuando todas se dan cuenta que él sabe más de lo necesario, en vez de acercarlo al grupo, lo apartan, y peor aún, dejan de confiarle muchas cosas a la amiga. A quién le gusta compartir sus secretos con el novio de la amiga.

Y es específicamente esta situación que vio nacer la frase: “Por qué lo haces cómplice, solo es tu novio, no mi amigo”.

powered byDisqus