Trini no pudo resistir el nuevo corazón y hoy descansa en paz

El corazón no funcionó como debía, no tuvo la fuerza para latir como para sostener la vida necesaria de la pequeña Trinidad Gelfenstein.

Luego del doble trasplante de órganos y una intensa lucha por seguir viviendo, Trinidad Gelfenstein se despide de este mundo para hacer latir su corazón y respirar en una nueva dimensión.

El corazón no funcionó como debía, no tuvo la fuerza para latir como para sostener la vida necesaria de la pequeña Trini, por lo que hoy el jefe de la Unidad de Trasplantes de la Clínica Las Condes, Erwin Buckel, informó que la probabilidad de que se recuperara era "muy remota".

Se habló de que sólo se esperaba un milagro y aunque no tuvo el desenlace más deseado, la unión, el cariño y la solidaridad de un país entero, se hicieron nuevamente presentes, generando aún más en nosotros la importancia que es la donación de órganos.

Hoy Trini vuelve a respirar, mientras viaja en busca de la joven Daniela, para agradecerle personalmente el gesto de haberle entregado literalmente su corazòn.

powered byDisqus