Chile: Dos partidos políticos miembros de la coalición de gobierno apoyan que por sus filas se presenten personas que claramente no tienen ningún tipo de preparación para ejercer cargos públicos de tal importancia.


Cada vez son más los rostros ligados a la TV, farándula y escándalos que quieren dar una vuelta radical a su carrera y de un día para otro sin ningún tipo de trabajo previo creen que con presentarse como candidatos políticos limpiarán su imagen y nunca nadie más recordará que fueron unos plumíferos de colores sin sentido alguno por los problemas de la sociedad.

Por ejemplo, alguien me puede explicar qué hace como candidata la ex miss Playboy Alejandra Díaz (concejal por RN) y Carla Ochoa (concejal por Peñalolén -UDI-). En serio sabemos que la política está bastante desprestigiada como para seguir en la misma línea.

Me llama la atención que dos partidos políticos miembros de la coalición de gobierno apoye la idea que por sus filas se presenten personas que claramente no tienen ningún tipo de preparación para ejercer cargos públicos de tal importancia. Hace un tiempo escribí sobre la candidatura de Josefina Errázuriz quien quiere ser alcalde de Providencia, muchos me respondieron -al igual que el mensaje de Labbé- que cómo se me ocurría que una persona tan poco preparada se presentara en la competencia por esta comuna insigne de Santiago. Sin embargo, Josefina es sin duda una profesional calificada y con experiencia en desafíos sociales. Pero ¿Alejandra Díaz, Carla Ochoa? ¿No será mucho descaro? ¿Alguien les ha explicado acaso de qué se trata el trabajo al que postulan? -Obviamente también hay hombres en la lista pero no me referiré a ellos, aunque pienso lo mismo que de sus “colegas” mujeres-.

Alejandra Díaz candidata a concejal UDI por San Bernardo.

¿Ochoa sabrá lo que pasa en Peñalolén? Sus índices de pobreza, delincuencia, violencia de género, etc… ella sabrá cómo combatir estos puntos sociales tan importantes y críticos que miles de ciudadanos no están dispuestos a seguir soportando. Es este mismo show de la política la que nos tiene llenos de representantes que creen que manejar una comuna es lo mismo que aparecer en Morandé con Compañía contando chistes fomes.

Por ahí leí que Ramón Farías (PPD), quien fue alcalde de San Joaquín por 12 años y que también era rostro de TV en su momento, comentó a Publimetro que este tipo de acciones se realizan no para cosechar triunfos si no para que la gente les abra la puerta de la casa y así de apoco se vayan convenciendo de votar por ellos en la elecciones más grandes como las presidenciales.

Pero en serio yo creo que ya basta de reírse de la gente, bueno también es culpa de los mismos votantes y su nula responsabilidad a la hora de sufragar.

Encontré una entrevista de Alejandra Díaz, la conejita Playboy, donde asegura que si es electa concejal combinará su trabajo en la política y sus shows de fin de semana. Ya que según ella “se puede hacer perfectamente y es un ingreso extra”, comentó a infonews.com.

Esta señorita no se da cuenta que un cargo público requiere todo el tiempo del mundo y se trata de trabajar, quemarse las pestañas por la gente. Pero bueno como la política en nuestro país está tan desmadrada obviamente, esta gente cree y probablemente tengan razón, que ocupar un cargo tan importante de representación se trata de pasearse dando abrazos y asistir a cenas elegantes.

En serio es una vergüenza lo que está pasando en la política chilena hoy en día y no solo me refiero a los partidos políticos de gobierno, la Concertación también se trae varias sorpresitas entre manos con los compadrazgos o una especie de nepotismo como el de Carmen Andrade , candidata a concejal Puente Alto y hermana de Osvaldo Andrade -presidente del PS- o la candidatura a concejal de Punta Arenas de Andro Mimica por el PPD, él es hijo del alcalde.

No entiendo por qué si lo que buscan es renovar las caras, las ideas, no se encargan de motivar y postular a jóvenes que estén interesados en “TRABAJAR SEÑORES, TRABAJAR” y logran volver a tener un poco de respeto de una vez por todas, mediante sus desempeños profesionales en pro de la sociedad a la que representan.

Keeping sharing simple...
68
Keeping sharing simple...
68

Sobre el autor

Periodista, loca y desenfrenada. No tiene mascota ni hijos. Ama la cultura y el esmalte de uñas. El cine es su perdición y últimamente se ha puesto bastante farandulera, aunque en la universidad prometió que nunca lo haría. En Twitter es @dleigthon

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.