Razones para no enamorarse

Con especial dedicatoria para los que están buscando confort después de un rompimiento; tómese con una pizca de sal

Cuando uno está feliz balancéandose en el columpio del enamoramiento, es difícil entender cómo podíamos vivir antes de conocer a nuestra media naranja. Por otro lado, cuando somos los que estamos sentados atrás de una parejita de tórtolos en el cine, queremos que el bote de palomitas nos trague completos antes de tener que seguir viendo la película solos ¿O no?

El problema es que muchas personas no saben estar solas y se la pasan todo el tiempo viendo de qué manera se van a "curar" la soltería, al grado de hacer lo que sea con tal de tener pareja. A ellos les digo: No teman. Enamorarse no lo es todo.

Sí, es muy lindo, pero también hay muy buenas razones para no desesperarse y dejar que las cosas fluyan. Si quieren verlo así, hasta ser pesimista en el amor tiene su lado positivo; como reducir el número de sapos que hay que besar antes de encontrar al príncipe encantado.

Aquí cuatro razones por las que es una buena idea no enamorarse (al menos no por ahora), con especial dedicatoria para quienes están buscando confort después de un rompimiento:

  1. Enamorarse sale caro: Cenas para dos, ropa interior bonita, boletos para el cine, tener que ir al salón de belleza más seguido para seguirse viendo linda para el otro, mantener arreglada la casa, regalos por el aniversario (porque pasó el examen, porque tuvo un mal día, porque se murió el perro, porque es día de los enamorados en Timbuktú...), si nos ponemos a pensar en todo el tiempo y dinero invertidos para que la relación se mantenga a flote, podemos ver con claridad que es mucho. Por eso vale la pena ahorrar para invertir en quien sí valga la pena
  2. Enamorarse significa decirle adiós a los amigos: Aunque diga que no le molestan tus salidas solo para chicas, aunque jure y perjure que no hay nada que le guste más en esta vida que verte feliz pasando el rato con tus amigotes, lo cierto es que tu pareja, secretamente, está esperando que te llegue la iluminación divina y le digas "Mi amor, prefiero quedarme en la casa contigo a ver la nueva película de Jennifer Aniston". Aprovecha la soltería, sal con tus amigos, diviértete, ríe tan fuerte como puedas, usa la ropa que quieras y recupera el tiempo perdido
  3. El amor nos vuelve tontos: Tú también juraste que jamás le dirías "bebé" a tu pareja y te paralizaste cuando te diste cuenta del monstruo cursi en que te habías convertido, ¿verdad, corazón-de-melón? El amor nos vuelve tontos, no nos deja pensar claro y, sobre todo, nos orilla a hacer cosas que jamás pensamos hacer. Como vestirse con los mismos colores. Como compartir una malteada con dos popotes. Como si fuéramos Candy Candy frente al Príncipe de la Colina. Ugh
  4. "¿Enamorarte? Mejor pégate un tiro, duele menos": Gracias a mis amigas despechadas que me compartieron esta frase, que aunque suena un poco cruda en primera instancia, es también muy cierta ¿Te acuerdas cómo llorabas amargamente en tus pijamas viejas, con los ojos hinchados como sapo y la caja de pañuelos desechables a punto de terminarse mientras escuchabas una y otra y otra vez "Antología" de Shakira? Pues en ese momento se sintió mucho peor de lo que puedes recordar. El despecho es doloroso; mejor evítalo

Que quede claro que no estoy hablando pestes del amor, enamorarse no está para nada mal y creo firmemente en el amor. Pero lo que he aprendido con el paso de los años es que las cosas no pueden forzarse.

Así que no te desgastes pensando de qué forma puedes cambiar para que alguien se enamore de ti, sé tu mismo  y la persona adecuada para ti llegará, eventualmente. Mientras tanto, disfruta de lo que tienes (o lo que no tienes).

powered byDisqus