Sin sinvergüenzas y canallas ¡No seríamos nada!

Si terminaste una relación, llora, odia, pero nunca olvides que la pasas mal por que es un proceso, no por que quieres estar mal.

Estos últimos días he visto en amigas y gente que me rodea, sensaciones y situaciones que ya he vivido, actos extremos que nos obligan a tener ese deseo permanente de querer cambiar de un modo radical nuestras vidas,  sobre todo, después de pasar por malos ratos, tener pésimas experiencias y principalmente, compartir con amores sinvergüenzas.

Pero no dejo de reír y de alegrarme por cada una de esas sensaciones que alguna vez viví.

Es demasiado difícil entender la verdadera importancia de las cosas si valen o no la pena, cuando en el fondo, todas somos un poco drama queen, eso de exagerar y vivir intensamente.

También es importante pasar por quiebres, al final, la vida no se acaba ahí queridas y les aseguro que lo que viene será mejor.

Conociste a un canalla más, por lo tanto, sabes perfectamente lo que no quieres. Mientras más salgas, mientras más conozcas, mientras más disfrutes, entenderás mejor lo que significa el amor, y lo que conlleva.

Por ahora entiendo que el amor es algo que se tiene que disfrutar, porque nunca sabemos cuánto va a durar, que no tenemos que pelear (sólo si de por medio hay una muy buena reconciliación) que no tenemos que hacer daño, que no es necesario mentir, que cada vez que lo mires, sólo sientas cosas bonitas, que te haga reír, que te haga olvidar, que te haga sentir.

Si terminaste una relación, llora, odia, pero nunca olvides que la pasas mal por que es un proceso, no por que quieres estar mal.

Sal con tus amigos a carretear, a comer, a tomar, ríe con gente nueva, anda sola a un bar, córtate el pelo, haz locuras que sólo en estos periodos te atreverías. En unos meses, tendrás muchas anécdotas para contar, y te aseguro que con buenos amigos, y alguno que otro clavito, todo se olvidará.

Lo más importante es que te mires al espejo, veas lo que vales, lo que eres y que nadie ni nada te haga sentir mal. Simplemente lo haces por que es un proceso y la vida tiene sus altos y bajos, sin sinvergüenzas y canallas, nunca entenderíamos que es lo que realmente queremos.

powered byDisqus