Training o tortura: Descubre cómo China prepara a sus futuros medallistas olímpicos

El triunfo de Ye Shiwen ha sido ampliamente criticado, sin embargo, los entrenamientos revelan la verdad de estas capacidades extraordinarias.

Ye Shiwen tiene solo 16 años y ayer logró un record mundial en los Juegos Olímpicos, la nadadora ganó la competencia de 400m combinados y superó la marca de Ryan Lochte, nadador estrella de Londres 2012.

Su triunfo despertó desconfianza y sospecha en algunos participantes de las competencias, uno de ellos es el estadounidense John Leonard, director ejecutivo de la Asociación de Entrenadores de Natación. Leonard consideró "increíble" el record y además lo describió como "difícil de creer", pero eso no fue todo ya que además agregó que Ye podría tener "doping genético".

La polémica se ha desatado, pero si nos adentramos un poco más en los entrenamientos que tienen los jóvenes deportistas chinos podríamos descubrir cómo logran tener tantas medallas y seleccionados. Y es que hoy el Dailymail publicó un reportaje detallando los intensos o más bien "inhumanos" entrenamientos que viven los futuros medallistas quienes comienzan su preparación siendo aún unos niños.

En China existen 3000 centros de preparación donde miles de niños se pasan decenas de horas diarias trabajando para ser algún día representante de su país en las competencias olímpicas. El problema son los entrenamientos que reciben, los cuales implican momentos bastante traumáticos para los pequeños.

Un ejemplo de esto es el Gimnasio Nanning en Nanning que según el diario inglés es el "campo de entrenamiento más despiadado de todo el país en que los padres envíen a sus hijos a aprender a ser campeones". Este programa de entrenamiento comenzó en la década de los 80 y registra exigencias que sin duda para los niños involucrados son más de abuso y tortura que de preparación.

Sir Matthew Pinsent es un ex atleta británico que visitó este centro y calificó su experiencia como "bastante espantosa y traumática". El deportista comentó al medio británico que los entrenadores "hacen llorar y hasta golpean físicamente a los niños atletas para volverlos más resistentes y exitosos y lavarles la cabeza para ganarles a los deportistas norteamericanos y a todos los más inexpertos".

Las críticas incluso salen desde dentro del equipo chino, Lu Ying, de 23 años comentó a la prensa su desacuerdo con el régimen de entrenamiento de su país, agregando que prefiere más el estilo libre de Australia donde se preparó para estos JJ.OO.

Sin duda, estos violentos entrenamientos logran conseguir muchos medallistas olímpicos, pero los niños están siendo brutalmente violentados. A pesar de esto es necesario que el triunfo de Yen sea valorado y no aparezcan quienes lo ponen en duda sin motivo -la deportista pasó todos los exámenes antidoping - ya que su sacrificio y sufrimiento no son en vano.

Fuente: "How China trains its children to win gold - standing on a girl's legs as young boys hang from bars" (Dailymail.co.uk)

powered byDisqus