¿Echarse a morir?

Te presentamos a Michelle Thomas, psicóloga especialista en sexualidad y que desde hoy será parte del equipo de Belelú ¡Bienvenida!

Hola, me presento, mi nombre es Michelle Thomas, soy Psicóloga especialista en sexualidad y trabajo en el Centro de Estudios de la Sexualidad Chile en donde me dedico a la clínica y a la docencia. Hace algunas semanas me pidieron que pudiera compartir con ustedes a través de las columnas mi experiencia profesional, bueno, trataremos.

Hace un par de semanas finalizó "Soltera Otra Vez", una telenovela que contaba la historia de una chica de 35 años que después de 8 años de relación, fue engañada por su novio (en su propia cama) con una chica menor, guapa y muy flexible.

Bueno, se entiende que el novio la deja, justo cuando ella esperaba concretar la relación y poder avanzar hacia el siguiente nivel: el matrimonio.Así es como a partir de ahí, ella se ve lanzada al mercado de la soltería y de los pasteles (forma de describir a los hombres que no tienen materia para tener una verdadera relación) en busca del soñado bombón, ojalá bañado en chocolate.

La serie relata cómo esta mujer se ve enfrentada a esta nueva experiencia en la que no solo pondrá a prueba su capacidad de encantar o seducir a los hombres, sino también qué tan asentada y bien estructurada está su autoestima y la seguridad en sí misma.

Además, nos muestra lo difícil que es encontrar a un hombre de esa edad (promedio 35-38 años) que esté sano física y psicológicamente. Y es que cada vez es más complejo poder encontrar hombres dispuestos a abrir el corazón confiados y dispuestos a amar y a pasarlo mal, porque una relación tiene de ambas cosas, no se puede pensar en amar sin estar en una situación de vulnerabilidad, y eso implica estar dispuestos a sufrir. Aunque no ocurra.

Volviendo a Cristina ( la protagonista) me hizo recordar a más de una de mis pacientes, cercanas o pasadas de los 35 años, con un quiebre amoroso importante y con terror de entrar en esta cacería humana en la que asumen que atrapar una presa será una victoria que jamás alcanzarán nuevamente y es que un término en esas condiciones (por infidelidad) o por choque de caracteres te pone en la difícil situación de compararte con el resto de las cazadoras, y cuando la autoestima decae, todas siempre son más lindas e inteligentes.

Algunas de ellas, desoladas por el panorama, juran no volver a experimentar de cerca la posibilidad de volver a amar.

Pero no es así. Recuerden siempre que como dicen por ahí, la belleza tiene que ver con la actitud y es cierto, reflejamos la belleza que llevamos por dentro, la seguridad, el amor que nos tenemos. En los ojos de cada una brilla una luz interior que no puede apagarse en función de una pareja. Por eso me gusta Cristina, porque si bien la dejaron, la humillaron, la cambiaron, no se echó a morir.

Claro, se deprimió un poco, quién no lo haría, pero salió adelante, se apoyó en sus amigas. Sacó lo mejor de ella, fue natural, se la jugó, sintió y se atrevió a amar nuevamente. Y obvio que tuvo de todo, buenas y malas experiencias pero eso la volvió una mujer interesante, conquistó a su vecino y a unos cuantos pasteles. Se sintió tan bien que el ex volvió, arrepentido.

Dicen que vendrá una segunda parte, así que cruzo los dedos porque Cristina nunca más vuelva a perder esa luz.

powered byDisqus