Raquel usted me va a excusar, pero es mi ídola y la de muchas periodistas chilenas

Esta noche murió una periodista que se merece el total respeto de todos los colegas.

Cuando estaba en la universidad estudiando periodismo tenía una amiga y compañera que siempre decía “soy la Raquel Correa del mundo moderno”. Mi amiga estaba experimentando con su carrera en el diario más excéntrico de Chile, The Clinic. Su proyección era la de ser la mejor entrevistadora del país y en su momento, creo que se acercó bastante a ello. Sin embargo, siempre hay vicisitudes de la vida que se interponen a los sueños de cada uno.

Hace unos minutos me enteré que esta Raquel murió producto de un accidente vascular encefálico y me pregunto si es que algún día mi amiga o yo podremos lograr hacer honor a esta tremenda maestra. Es imposible olvidar en este momento cuando entrevistó en 1988 al joven PPD Ricardo Lagos quien estiró su mano para apuntar con el dedo índice hacia la pantalla y llamar al dictador de Chile, Augusto Pinochet, ambicioso por pretender estar 25 años en el poder. Ella como entrevistadora hizo lo posible por controlar al joven Ricardo, pero el momento que vivía nuestro país en aquel momento no permitía lugar para ningún tipo de protocolo.

No importa si Raquel quiso ser profesional a pesar de vivir en dictadura y querer controlar el debate con alturas de mira, para mí lo que queda es su interés por poner en la palestra a quienes no compartían la opinión del régimen imperante, porque ella sí que sabía que darle aunque sea un minuto a la disidencia significaba mucho.

Hoy soy periodista y espero algún día poder hacer honor a mi profesión y a una mujer como Raquel Correa.

powered byDisqus