Soltera Otra Vez: Por qué me gusta Álvaro

No sé si será porque me gusta sufrir o porque los chicos malos son más sexies.

Desde los primeros capítulos de Soltera Otra Vez que Álvaro, personaje interpretado por Pablo Macaya me llamó la atención y es que Rodrigo más conocido como "el monito" nunca me calentó ni un grado.

En cambio Álvaro, puede que no sea el hombre más guapo en términos de estereotipo masivo, sin embargo, su actitud fastidiosa pareciera hacerme mirarlo de reojo y es que los chicos malcriados y vividores son unos de los personajes más cautivadores a mi parecer y no dudo que son millones las mujeres que también sienten maripositas en el estómago con este personaje.

No sé si será porque nos gusta sufrir o si estos chicos malos son más sexies, pero algo me pasaba con este personaje y como la mayoría de los televidentes pensábamos era claro que algo más que una amistad tendría con Cristina que además se liberó bastante luego de la ruptura.

Y es que Álvaro es independiente, sexy, rudo, seductor, terrenal, masculino, divertido, guapo y varias otras cosas más, pero lo primordial y que durante el desarrollo de la historia ha ido mostrando a cuenta gotas es que tiene un corazón noble, inclusivo y sensible.

Puede que no le ponga mucha atención a lo que siente, pero es porque ya sabemos que durante mucho tiempo ha intentado evadir su dolor producto de la pérdida del amor de su vida y de la cual no pudo siquiera despedirse. Muchos hombres han criticado el vuelco que dio el personaje en el desarrollo de la serie y es que de ser un hombre fuerte pasó a sufrir por amor, pero no creo que se haya convertido en "un mamón" como dicen todos, simplemente es un ser humano que tiene derecho a ser feliz y claramente sufre en el camino. Lo encuentro muy auténtico, incluso podría decir que es Álvaro el personaje menos caricaturesco de la historia.

Una vez un amigo me dijo que las mujeres somos fanáticas de los hombres sensibles solo para masacrarlos, de alguna forma puede que tenga razón son ellos los que pagan por lo demás chicos malos que nos trauman y nos hacen sufrir, ellos pensarán que son los mártires de su género, y llega el momento en que todo se convierte en una circulo vicioso, nosotras ni ellos queremos enamorarnos y nos resistimos sosteniendo una vida que tampoco nos satisface a cabalidad porque nos falta la afectividad que es parte de nuestra naturaleza.

Pero lo que no me cabe duda es que si un hombre es íntegro tanto en su capacidad de autenticidad, fuerza, convicción y sensibilidad ninguna mujer querría dañarlo.

powered byDisqus