Jani Dueñas: "Soy del tipo de feminista que piensa que no somos todos iguales"

No ha tenido hijos, la única planta que ha sembrado es de marihuana pero ya tiene su primer libro publicado.

Jani Dueñas es reconocida por ser una mujer "chistosa" que se ríe de sus defectos y que no tiene miedo a decir lo que piensa. Es una chica independiente y profesional que en vez de tomar Cosmopolitan prefiere ante todo las piscolas. Aparece en la televisión, en la radio y la hemos leído varias veces en blogs nacionales. Jani está por todas partes y claro es obvio, tiene energía y ama su trabajo.

La comediante ahora se encuentra en plena promoción de su primer libro "Gatos gordos, piscolas y otras voces que me persiguen" en el cual recopila una serie de monólogos que presentó en el "Club de la Comedia", además de material inédito en el cual trabajó en colaboración de guionistas y una ilustradora. Sin duda este es uno de los capítulos principales en la historia de la comediante chilena.

Conversamos con Jani sobre su libro, sus miedos y lo que piensa de ser mujer. SPOILER: Esta entrevista no es un chiste, como debería ser según muchos. Les advierto que acá se encontrarán con la mujer y no con el personaje.

¿Pensaste alguna vez que ibas a publicar un libro?

No nunca, es una de las cosas que debieras hacer en la vida. No tengo hijos y las únicas plantas que he sembrado son de marihuana así que "Gatos Gordos" es lo mejor que he hecho hasta ahora. Es lo más digno que he hecho y me siento súper orgullosa y también de la gente con la que trabajé. Ahora quiero que el libro se venda y que a la gente le guste.

¿Mientras escribías te pasaste el rollo de que eras una súper escritora, un Ernest Hemingway?

Yo escribo humor, en ningún caso podría creerme una escritora seria. Aunque es un trabajo serio, no es que me siente y me ría así "jo jo jo" mientras tipeo, nada que ver. Escribes un chiste y no te ríes con él. Luego llamas a tu amiga o a tu pololo y si alguien se ríe dices 'aaaah...vamos bien'. Pero me pasó el síndrome de la página en blanco, me demoré en comenzar a escribir, en tener los cojones de partir. Ahí uno se enfrenta a todas las inseguridades que has tenido toda tu vida, pero también es bonito darse cuenta de que uno es capaz de superar esos pequeños momentos de angustia, de vacío mental, eso de darte vueltas y salir a la calle porque no sabes que hacer, pero finalmente lo ves terminado y es hermoso. Estoy súper feliz.

¿Quiénes deberían leer "Gatos gordos, piscolas y otras voces que me persiguen"?

El libro se identifica con una cosa femenina porque yo soy mujer. Pero para mí es más un asunto generacional que de género. Es una observación de temas universales como las compras, los taxis, el sexo, los niños, etc y que yo los cuento desde mi lugar en el mundo que es el de una mujer de treinta y tantos años que no ha tenido hijos, que no se ha casado, que aún no aprende a cocinar, lo que te hace ser un poco una "outsider" dentro de lo que la sociedad espera que seas. Mi generación ha corrido los plazos y a estas alturas no están todos casados y muchos no tienen hijos. El libro es para quienes trabajan mucho, que aman lo que hacen y que miran el mundo intentando calzarlo con el propio, con el que está construyendo y se ríe de estas disonancias. De cómo va el mundo para un lado y parece que uno va para otro. Entonces más que hablarle a la mujer yo le hablo a mi generación que en algún momento se pregunta si está media perdida pero en realidad se da cuenta que no tanto porque está súper encontrada y satisfecha con lo que ha querido y ha hecho con su vida.

¿Te sientes como la gurú o la voz de las mujeres chilenas modernas?

No me siento así, trato de no sentirme así. Si yo me pusiera esa chapa lo haría pésimo, no soy gurú de nadie ni de mí misma. Sé que hay muchas mujeres que me pueden admirar pero también hay otras tantas a las que les caigo pésimo. Y es que las minas somos así medias envidiosas y pelotudas con las otras. Somos competitivas y yo soy una mina que se lleva más con grupos de hombres, me llevo mejor con ellos que con mi propio género y eso también les genera rechazo a varias. Me han dicho que soy engrupía, que me creo chora, que me juro algo, así como peleas escolares. Me agrada saber que no soy para todo el mundo, creo que si fuera para todos no me gustaría. Me agrada saber que tengo un nicho, me gusta ver que hay personas a las que no les da risa lo que yo cuento o a las que no les caigo bien, a las que no les gusta mi manera de vestir, de hablar o lo que sea porque eso habla de que uno es especial. Entonces para mí esa cuestión está súper bien.

¿Qué es lo mejor de ser mujer?

Una de las cosas que me gusta, aunque puede sonar sexista, es que si uno usa de manera correcta sus encantos puede conseguir muchas cosas en esta vida. Y no me refiero a ser puta y no me refiero a andarte acostando con la gente ni chuparle el pico a nadie. No me refiero a venderte, transar tus ideales ni tu moral. Me refiero a ser una mina dulce, amorosa, sonriente, a poder agradarle a la gente, tener buena relación con las personas y cuando uno trabaja en este medio eso es súper importante y tampoco hablo de ser cínica. Las minas tenemos cerebros brillantes por eso me dan rabia las que no los usan, que se conforman, que se quedan, que dejan que alguien las maltrate o las convenza de que no son inteligentes, que no son bonitas, que no se merecen lo que quieren tener. Ahora, hay cosas bien horrible de ser mujer también.

Hay tantas mujeres complicadas en el mundo que no disfrutan su vida por cuestiones de prejuicios y el qué dirán. ¿Qué piensas de ellas?

Eso de ser enrolladas tiene que ver con la adolescencia también. Una mina de más de 30 años que aún esté en esa creo que necesita terapia. Cuando chica fui súper enrollada, dark y atormentada, pero hay un momento en el que uno se tiene que pegar la crecida y cachar que uno es lo que es y aceptarse a sí misma y empezar a pasarlo bien con lo que tienes. Las mujeres que no pueden hacer eso, por favor vayan a un sicólogo porque es muy difícil la vida adulta si no logras entender eso, entonces no hay que tratar de ser lo que uno es. No podemos compararnos con los hombres ni querer ser como ellos. Tenemos que ser como somos no más. Hay que relajarse y darse el momento. La cosa es que no jodas a los demás, las minas que andan jodiendo al resto del mundo con sus problemas son terribles. La autoestima es una cosa que las minas debemos trabajar, especialmente en países machistas como Chile. Por lo mismo recomiendo sicólogo para todas pero sin ravotril. Este medicamento es la peste de este siglo.

¿Cómo han cambiado las mujeres chilenas hoy en día respecto de su sexualidad?

Las mujeres han cambiado mucho la manera de enfrentarse a la sexualidad, ahora se permite tener un "One Night Stand" o irse a la casa con un tipo que les gusta y que saben no van a volver a verlo. Se habla mucho sobre si las mujeres somos capaces de separar el amor y el sexo, yo creo que si podemos. Claramente está la presencia de la oxitocina que es esa maldita neurona, no sé qué sustancia, hormona o lo que sea que después del orgasmo te hace sentir que estás enamorada. Por eso no hay que quedarse a dormir, si uno se queda a dormir se enamora. Yo lo veo en mis amigas por ejemplo, antes se ponían muy nerviosas o tenían una falsa dignidad como tratando de demostrar que eran muy decentes en los temas sexuales, pero por dentro puro querían. Había una incongruencia entre lo que “debo hacer” para que no me pelen y no quedar como que "suelta” y entre lo que de verdad quiero hacer porque tengo ganas y porque realmente “my body is ready”.

¿Qué opinas del empoderamiento de la mujer hoy en día?

Hay que tener cuidado con eso, porque hay muchas minas que están súper empoderadas, resueltas e independientes, muy de salir a tomar Cosmopolitan, como el efecto Sex And The City. Creo que les ha hecho daño a las mujeres ese estereotipo, porque eso es una fachada, es un personaje. En el fondo hay muchas minas que al final están el domingo en su casa comiendo helado y llorando en su pieza. Están solas y tristes. Si no te la vas a vivir en serio mejor no lo hagas, sé honesta contigo misma y si necesitas cariño y una relación y si la verdad el sexo casual no es lo que quieres no transmitas ese mensaje. Busca una relación. Muchas veces las mujeres tendemos a decir una cosa y hacer otra, por ahí es donde yo creo que uno tiene que trabajar.

¿Crees en el feminismo?

Absolutamente, aunque no soy una feminista del tipo hay que quemar los sostenes porque creo que eso no tiene ningún sentido a estas alturas de la vida. Pero sin duda falta mucho aún. Soy del tipo de feminista que piensa que no somos todos iguales, por lo tanto no nos podemos comparar. No quiero ser igual a los hombres. Como mujer tenemos que apañar a las nuestro género, no debemos ser tan competitivas entre nosotras por miedo a que la otra sea más bonita, inteligente o simpática que tu. Hay que abandonar la conversación ¿las minas son chistosas? El minuto en que dejen de preguntarme eso, es porque el asunto cambió. Pareciera que en el mundo que vivimos encontrar una mujer inteligente, simpática y bonita es una suerte. Eso no puede ser. Hay que derrocar varias cosas de nuestra sociedad, como el chaqueteo que se le hace a una mujer guapa y exitosa, todos dicen que seguro se acostó con alguien para estar ahí, somos a veces nosotras mismas las que hacemos esos comentarios y fomentamos el machismo.

¿Qué opinas del aborto?

El aborto es un derecho de la mujer, me parece vergonzoso que aquí en Chile aún no exista el derecho a decidir qué quieres hacer con tu cuerpo y que tanta gente opine a cerca de lo que la mujer puede hacer o no. Me parece vergonzoso como se ha tratado el tema políticamente. En países vecinos ya han entendido la situación y están abriendo las opciones, pero como que Chile va para un lado y el mundo para otro, especialmente en los temas valóricos como el matrimonio gay y la ley de drogas con la prohibición de la marihuana. También pasa por ejemplo con la píldora del día después, me ha tocado conversar con amigas que la han necesitado y no hay en los consultorios. Aún el farmacéutico te mira de pies a cabeza cuando se la pides, esas son algunas de las cosas que hacen que las mujeres vivamos un poco en el pasado. Si nadie respeta lo que nosotros queremos hacer con nuestro cuerpo, cómo nos van a respetar en otras cosas.

¿Qué te parecen las campañas electorales que han aparecido hoy en día como la del aspirante a concejal de Yerbas Buenas que photoshopeó un tractor subiendo por el trasero de una modelo?

Me parece que es un chiste, son payasos. Creo que es muy chistoso en serio, en términos de comedia es algo maravilloso. Pero también uno dice que pasa cuál es el fondo. Mientras nosotros nos cagamos de la risa de él hay quienes le darán su voto. Y bueno, los concejales no trabajan nada pero un alcalde va a tomar decisiones por un grupo de gente que puso su confianza en él. La política ha perdido mucho valor, hay muy pocos que de verdad tengan vocación por el servicio público, que quieran trabajar en serio y cambiar cosas. Y el gobierno que tenemos ahora es la mejor muestra de eso.


Video: Jonas Van den Bosch

powered byDisqus