Manual de sexo oral para complacer a señoritas

De historias y tips para que seas un experto en nuestra estimulación vaginal y el mundo se rodee de mujeres felices.

Si hay algo que realmente me gusta, es hacer enloquecer a un hombre con un putesco sexo oral, ésto a su vez, me excita, me humedece, y erotiza. Encuentro que no hay estimulación visual más placentera que verlos derretirse con tus técnicas.

Pero el acto sexual se vuelve aburrido si el juego de complacer no es correspondido, el "69" por ejemplo, es una de las manifestaciones eróticas más equitativas de dar y recibir, pero sin ir más lejos, el sábado pasado, en una hirviente incursión en estas artes, me sentí haciéndolo con un perro.

Las indirectas llegaron hace un par de días, así que el sábado tenía que ser el gran día.

El depilado sufrible completo, el encremado perfecto y la ropa calentona fue mi aporte ante una noche acompañada de vino y una sexy conversación. De ahí vinieron los besos, los infaltables toqueteos y sin pensarlo más tiempo nos fuimos de boca a dialogar con nuestros sexos. ¡HUMILLACIÓN!

Primera humillación: "J" no había visto nunca a una mujer en vivo y en directo con la vagina depilada y no halló nada mejor que decir: "vamos a ver como es besar a un choro de muñeca real". Todavía quiero morir.

Después de esa tan oportuna intervención, me fue muy difícil retomar el ritmo, así que me concentré y a medias me dejé llevar. "J" estaba fascinado y en realidad, lo estaba haciendo bastante bien, llegar al orgasmo fue fácil, pero "J" estaba tan fascinado con mi "choro de muñeca" que ni siquiera respetó espasmos ni orgasmos. En broma le dije que ya no sentía mi vagina, que estaba dormida y no encontró nada mejor que pegarle una mordida. Sí, tal cual, una horrible mordida. Todavía quiero morir.

Segunda humillación: Estoy tan acostumbrada a manejar la situación, pero "J" me descolocó. Así que en esta segunda ocasión, la humillación corrió por mis pensamientos. ¿Cómo cresta no fui capaz de detenerlo?

"J" es buena onda, desde el sábado un imbécil, pero buena onda así que con una carga extra de humor logró bajar mi tensión. Entre risas y en serio, aproveché de pedirle que nunca más se refiriera a mi vagina como choro de nada, que si yo no lograba superar este trauma post mordida iba a culparlo de por vida y medio en broma y nada en serio, le dije que no volvería a hacerlo con él a menos de que llegara con un manual de sexo oral para complacer a señoritas.

Tercera Humillación: El manual llegó anoche a mi correo. En realidad me dio risa y sí, es cierto, "J" me está agarrando para el hueveo.

Obviamente lo tiene que haber sacado de alguna página de internet, pero como está bastante interesante y con el fin de que ustedes hombres o lesbianas no cometan los mismos errores y hagan mujeres más felices, mejor se los comparto.

"Manual de sexo oral para complacer a señoritas"

Conoce la vagina, te conviene

La vagina mide aproximadamente 8 cms de profundidad, con un diámetro de 2 cms cuando no se encuentra sexualmente estimulada. Ahora, cuando sí lo está, la profundidad puede crecer hasta 10.5 cms y el diámetro 6 cm.

El clítoris es la parte visible de una estructura que forma una "Y" debajo de los labios mayores y entre los menores. Es por mucho, la parte más excitable de la mujer, pero la más difícil de encontrar. El hombre que logre perfeccionar su técnica en esta área logrará que su mujer no lo olvide nunca.

El himen es más fácil de romper de lo que imaginas, mide en promedio de 0.125 a 0.25 cms de espesor. Ni te preocupes en encontrarlo porque probablemente nunca lo hagas.

Muchas mujeres prefieren el cunnilingus o la estimulación vaginal con los dedos, a la penetración. Tómalo en cuenta y descubre qué es lo que la vuelve loca.

El sabor amargo que sientes en la vagina no es otra cosa que un compuesto de ácido láctico y bacterias que recorren las paredes vaginales debido a la acidez del pH.

Aproximadamente la mitad de las mujeres que tienen un orgasmo, segregan un fluido de color claro y sin olor, la contraparte femenina del semen. El pene ha evolucionado de tal forma para adaptarse al tamaño de la vagina, que prácticamente detuvo su crecimiento. Si eres de esos que lo tienen "pequeño" puedes culpar a la evolución.

El orgasmo de la mujer dura aproximadamente 20 segundos.

Tips para que seas un experto en estimulación bucal de la vagina:

  • A la mayoría de las mujeres les gusta que la estimulación clitórica se inicie suave y lentamente, progresando gradualmente hacia un poco más de presión.
  • Sé delicado pero firme en tus movimientos.
  • Acaricia delicadamente de arriba abajo los labios mayores y menores. Hay mujeres que les fascina un movimiento rápido de la lengua sobre su vagina hasta llegar al clítoris.
  • Dale un pequeño masaje a base de lamer o succionar, lo que implica un constante cambio de contacto, lo cual impide que la sensación sea demasiado monótona.
  • Juega un poco con tu nariz, boca y mentón para brindarle un poco de variedad pero siempre delicadamente.
  •  Procura tener poca barba, ya que el vello facial les molesta e irrita la vagina.
  •  Soplar dentro de la vagina puede dañar el útero, pero si lo haces con cuidado y de vez en cuando, puede llegar a ser realmente excitante.
  • Dale besos suaves y tiernos sobre el vello vaginal hasta llegar al interior de la vagina.
  • Mordisquea CUIDADOSAMENTE los labios vaginales.
  • Al mismo tiempo que tienes tu lengua en su vagina, acaríciale los pechos, verás que no falla.
  • Respira por la nariz cuidadosamente dentro de su vagina al mismo tiempo que recorres sus labios vaginales con la lengua.
  • Ten cuidado con introducir en la vagina ciertos productos como la miel, el yogurt o el helado, ya que pueden modificar sus anticuerpos y el aumentar el riesgo de proliferar un virus en su interior.
  • Al momento de que la mujer tiene un orgasmo, su clítoris es mucho más sensible, por lo que no es conveniente dirigir inmediatamente la lengua a este órgano para tener sexo oral, ya que la puedes lastimar.
  • Lo más importante siempre es tener una actitud comprensiva, cariñosa y sensible. Adáptate a los gustos individuales de cada mujer, descubre qué les fascina y cúmpleles.
A todo esto, la mordida va bien , el lunes fui al ginecólogo, pero de esa caótica y cuarta humillación, hoy no hablaré.
powered byDisqus