MX: Los machos mexicanos aún existen

A veces se me olvida que aún existen los machos mexicanos. Y no me refiero a hombres flamantemente varoniles, sino a los personajes machistas que quieren tener toda la razón y la última palabra.

En México, vivimos en una sociedad moderna, donde en algunas ciudades el aborto es legal, el salario entre hombres y mujeres se acerca, de manera lenta, a ser equitativo, vamos y venimos como queremos y elegimos nuestro propio destino.

No sé si les ha ocurrido, pero a veces se me olvida que aún existen los machos mexicanos. Y no me refiero a hombres flamantemente varoniles, sino a los personajes machistas que quieren tener toda la razón y la última palabra.

Seguro, ustedes no están dispuestas a soportar a alguien así y marcan sus límites con las personas del estilo que conocen. Por ejemplo, al no reír con chistes machistas o demostrando su valía intelectual en una discusión y definitivamente, evitando salir con ellos en una “situación romántica”.

Por eso mucha veces se nos olvida que siguen por ahí ejemplares. Al menos así me había pasado, hasta que una persona muy querida para mí se enamoró de uno. Y sentí mucha frustración por no poder hacer gran cosa.

Y déjenme hablarles de estas personas, parecieran que, al menos para mí, viajan del pasado a tratar de imponer sus ideas.

Supongo que no tardarán mucho en averiguar que este señor y yo comenzamos a chocar al poco rato de conocerlo. Peor que chocar, el individuo casi hizo uso de la fuerza bruta en mi contra. Me jaloneó y me gritó: “¡Conmigo no te metas!”. Poco le faltó para golpearme.

La peor parte de la historia, es que esa persona a quien yo quiero tanto, no puede salirse fácil de ese barco. Llevan una larga relación, e hijos de por medio como para poder marcar el alto final y definitivo. Y además, por suerte, sus amenazas violentas no han pasado de eso.

Pero yo sé que no es el mismo caso de todas las mujeres que dejan una persona así entrar a su vida. Y que muchas no se lo sospechan, porque al empezar una relación, con el encanto y enamoramiento, uno no siempre se lo sospecha.

Aquí les dejamos algunas recomendaciones para no dejar que alguien así entre a su vida y se
las complique de más.

1. Detéctalo

Ya sabes lo que dicen, “Entre broma y broma, la verdad se asoma”. ¿Cómo habla tu nuevo galancito de otras mujeres? ¿Hace muchos chistes machistas?

2. Haz una lista de comportamientos intolerables

Esto te puede ayudar con cualquier nuevo prospecto. Marca esa línea que no estás dispuesta a cruzar por ningún motivo. Piensa en tus relaciones pasadas, en los comportamientos que por alguna razón toleraste pero ya no estás dispuesta a tolerar más, o nunca.

Es mucho más complicado tratar de cambiar algo que toleraste por mucho tiempo cuando ya tienes una relación de muchos años que, de manera simple, tacharla desde el principio.

¡Cuídense chicas! Aunque estos comportamientos son cada día menos, aún existen. Manténganse atentas a todo aquello que no están dispuestas a tolerar.

powered byDisqus