Aceite y huevos…¿un omelette? ¡No, un tratamiento capilar!

¡Buenas noticias! Con elementos del hogar y tu jardín puedes hacerte una nutrición reparadora en el cabello.

Te quedaste sin plata. Saliste del trabajo y no tenías ganas de pasar a comprar un baño de crema. Las ampollas capilares no dan resultados y un tratamiento en la peluquería es costoso.

¡Tengo una buena noticia! Con elementos del hogar y tu jardín puedes hacerte una nutrición reparadora en el cabello.

¿Qué hay en tu heladera? ¿Huevos?

  • Toma uno. Bátelo bien con un tenedor.
  • Mójate el cabello (que quede bien húmedo pero no chorreando).
  • Desde las puntas hacia arriba ponte el huevo batido, sin tocar el cuero cabelludo ni raíces.
  • Sujeta todo el cabello en un rodete y ponte una gorra plástica.
  • Deja actuar la mezcla 15 minutos.
  • Luego, lávate bien, ponte shampoo dos veces y después el acondicionador. El huevo otorga brillo y docilidad por las proteínas que contiene. Este tratamiento no es recomendado para aquellas que tienen el olfato sensible ni cabello con tendencia a graso.

Si no tienes huevos, abre los estantes de la cocina. ¿Encontraste aceite de oliva? Si la respuesta es no, cómpralo. Te servirá para condimentar ensaladas, fideos y para el cabello.

  • Con el cabello húmedo (al igual que en el tratamiento anterior) ponte el aceite de oliva sólo en las puntas.
  • Masajéalo un rato para que absorba bien. Átate el pelo así no quedas toda engrasada.
  • Déjalo actuar 20 minutos y luego lávate el pelo normalmente. El aceite de oliva hidrata el cabello reseco y también lo deja brillante.

No hay ni huevos ni aceite… Sal al jardín (o pídele a algún vecin@) una hoja de aloe vera.

Esta planta crece casi en cualquier lugar, así que si te regalan un gajo plántalo y resérvate un pedacito para ti.

  • Corta la hoja de aloe transversalmente –antes sácale bien las espinas para no tener accidentes– y con las manos toma un poco del gel que larga la hoja.
  • Con el pelo húmedo úntalo en las puntas y el largo.
  • Déjalo actuar 15 minutos y luego lávate el cabello como siempre. El aloe hidrata profundamente y también sirve como gel para la piel. Es usado como crema cicatrizante para quemaduras de sol.

Estos tres tratamientos hidratan, reparan, dan brillo y suavidad, además de ser baratos. Aunque no los recomiendo para quienes tengan el cabello muy corto o grasoso.

¿Qué te parecieron?

powered byDisqus