La Ministra del Sernam hizo un llamado a todas nuestras lectoras sobre la importancia de detectar esta enfermedad tempranamente mediante la mamografía.


El pasado 7 de noviembre, el Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM) lanzó su impactante campaña “¡Hazte la Mamografía Ya! Porque a Todos Nos Puede Pasar”, motivo por el que la ministra de la cartera, Carolina Schmidt, habló con nosotras para contarnos un poco más acerca de esta iniciativa que busca incentivar a nuestras lectoras en particular y a las mujeres en general, a realizarse anualmente el examen mamario y de este modo, ayudar a detectar tempranamente un posible cáncer de mamas.

¿Cómo fue la experiencia de ponerse por un momento en la cabeza de las mujeres con cáncer de mama?

La campaña del cáncer de mama es una campaña fuerte, para un problema importante. La detección tardía de esta enfermedad es la principal causa de muerte en las mujeres. El cáncer detectado a tiempo, no mata. Verse rapada, verse enferma, así como lo están cientos de mujeres en nuestro país y en el mundo, te pone de verdad en la situación. Te hace pensar en lo frágiles que somos y  en la verdadera vulnerabilidad que tenemos. Yo creo que es un llamado a que con humildad, reconozcamos que todos somos tremendamente frágiles y que tenemos que hacernos responsables de ello. Si nos hacemos la mamografía a tiempo, el cáncer de mama no mata, pero muchas veces perdemos consciencia de eso.

¿Tiene usted alguna relación cercana o alguna experiencia con esta enfermedad?

Tengo tres amigas que han sufrido de cáncer de mama y es una experiencia muy dolorosa. Uno siente que le va a fallar a sus hijos, a su pareja, a la gente que más quiere. Uno se pone a pensar : “Uy, si yo lo hubiera detectado antes. Si hubiera sido más responsable” . No esperemos estar enfermas para darnos cuenta de que también somos responsables de cuidarnos. Muchas veces lo urgente nos come y nos hace olvidar lo verdaderamente importante. Necesitamos cuidarnos y hacernos la mamografía todos los años, porque así podemos tener una repercusión positiva en nuestras vidas y en la de todos aquellos a quienes queremos.

¿Por qué es tan importante hacerse la mamografía y no quedarse con el autoexamen?

El autoexamen es muy importante y positivo no solamente para conocer nuestro cuerpo, sino que para detectar si tenemos algún bulto o problema en nuestras mamas, pero la mamografía es la técnica que permite la detección del cáncer más tempranamente, incluso, antes de que se forme el primer nódulo. Por lo tanto, el tratamiento de un cáncer detectado a tiempo con la mamografía es absolutamente curable y entre más temprano y más constantes seamos, el daño o el riesgo a perder la vida, desaparece.


¿Por qué cree que las mujeres chilenas nos rehusamos a realizarnos la mamografía?

Los estudios muestran que la mayoría de las mujeres en nuestro país pensamos que no es un problema que nos va a pasar a nosotras. Lo vemos como algo lejano, que le puede pasar a otros. Las mujeres más jóvenes dicen: -No, ésto es algo que les pasa a las mujeres mayores-, y las mujeres mayores creen que se trata de una enfermedad que sólo afecta en edad fértil. Hay un profundo desconocimiento de la situación. La mayor razón, la principal causa de cáncer de mama es el hecho de ser mujer ¡A TODAS NOS PUEDE PASAR!

Como mujeres ¿Cómo podemos generar más consciencia?

Yo creo que esta campaña, que es una campaña impactante para un problema muy importante, justamente busca generar consciencia y llamar a la acción, a hacer algo, porque debemos hacernos responsables de cuidarnos. Las mujeres tendemos a dejar nuestro propio cuidado para el último. Estamos preocupadas de nuestros hijos, nuestra pareja, nuestro trabajo y miles de actividades que tenemos que hacer todos los días para los demás y eso nos hace olvidarnos de nosotras. Si no nos preocupamos primero de nosotras, nunca vamos a poder hacer todo lo que queremos para los demás.

Hay estudios que señalan que las mujeres no se hacen el examen por un tema de autoestima, por miedo a que sus compañeros las dejen. ¿Qué piensa usted de esto?

El cáncer de mama es algo que a las mujeres nos afecta profundamente, porque no solamente perdemos uno de nuestros pechos que es como el signo de nuestra propia femineidad, también durante el tratamiento, perdemos nuestro pelo y tantos signos que nos hacen cuestionarnos nuestra propia identidad como mujeres. Es una enfermedad dura, pero nosotros podemos hacer algo, la mamografía con la tecnología actual, permite justamente detectar tan tempranamente el cáncer, que el efecto de éste no va a crear un impacto mayor como lo tendría una detección tardía. Muchas mujeres me comentan que prefieren ni saber si tienen cáncer, que de algo hay que morirse. Y el llamado es no nos vamos a morir de cáncer de mama si es que lo detectamos a tiempo.

¿Cuál es el llamado que usted le haría como ministra del Sernam a nuestras lectoras en particular y a las mujeres en general?

Bueno, yo quiero hacer un llamado con fuerza a todas las mujeres de nuestro país a cuidarnos, a dedicarnos un tiempo para nosotras. El gran amor que sentimos por todos aquellos que nos rodean, es justamente lo que muchas veces nos hace olvidarnos de nosotras, pero si queremos entregarles esa fuerza y ese amor a nuestros cercanos, tenemos que preocuparnos primero de nosotras.  No es lo mismo el cáncer de mama, que el cáncer de mamá y tenemos que tomar consciencia tempranamente, para evitar la muerte y tener la vida que todas queremos. B

La Ministra Carolina Schmidt hizo un llamado a todas las lectoras de Belelú a generar consciencia sobre la importancia de detectar esta enfermedad a tiempo mediante la mamografía. Mira el video.

Keeping sharing simple...
9
Keeping sharing simple...
9

Sobre el autor

Pamela Palma vive del periodismo, pero su vida es el teatro, como canje, juega a mimetizarse con personajes, montajes y guiones del mundo real. Interpretarlos, para plasmar con letras y un poco de ritmo, pensamientos e historias. Desde su butaca, una fiel espectadora y desde Twitter @Doblepe

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.