Domingo familiar, ¿es necesario?

¿Te abruman los domingos familiares?

Yo creo que les ha pasado, sobre todo si estudiaron la universidad lejos de casa, que el tener un día específico dedicado a la familia pesa un poco. Porque te vuelves independiente y organizas tu día, y si eres una persona trabajadora, seguro es el día clave para organizar la semana que se avecina.

Pero si vives en la misma ciudad que tu familia,  es un día casi obligado de convivencia, de deliciosa comida casera y dejar los pendientes así hasta que el día familiar se de por concluido. La cosa se complica si además tienes que sincronizar tus domingos familiares con los de tu pareja.

Creo que el domingo familiar puede causar sentimientos encontrados. Entre el agradecimiento por la comida y el placer de convivir con tu familia, contra el sentimiento de culpa, de tenerte que ir temprano o no ir porque no tienes mucho tiempo disponible, o el hecho de que a veces no estás de humor para cuidar niños.

Puede que a veces parezca que hay mil cosas más importantes que un momento de convivencia, sin embargo, dicen por ahí que no importa tanto a dónde llegas en la vida, sino con quién lo haces.

Los domingos familiares se encargan de nutrir ese delgado hilo llamado lazo familiar. Y a pesar de que sientas que el domingo familiar te agobia, es un tiempo clave para recordar que no e sola contra el mundo.

powered byDisqus