Eiza y Anahí, ídolas adolescentes en los huesos

Artistas mexicanas que, incluso sin querer, pueden provocar desórdenes alimenticios en quienes las admiran

Alexa Chung, Karlie Kloss, Eiza González y Anahí tienen algo en común (sí, es posible): Además de ser famosas en sus áreas, respectivamente, han sido catalogadas como mujeres con desórdenes alimenticios, aunque no todas lo aceptan.

Si recuerdan, hace algunos meses, una fotografía que Alexa compartió vía Twitter generó polémica por considerarse como un máximo representante de thinspiration, lo que nos puso a pensar un poco sobre lo alarmante que es que enfermedades serias como la bulimia y la anorexia sean una moda tomada tan a la ligera.

Anahí, ex integrante del grupo RBD y reconocida en México por su trayectoria en el mundo de las telenovelas y la música, es probablemente una de las figuras que más impacto tiene sobre las jovencitas mexicanas que aspiran a ser como ella: Popular, de cabello largo y rubio... y sumamente delgada.

La actriz batalló durante los primeros años de su carrera (mientras grababa "Mi Primer Amor", cerca del 2003) con la anorexia. En su punto más bajo, llegó a pesar menos de 45 kilos. La enfermedad se llevó consigo gran parte de su espíritu joven y la orilló a entrar y salir de varias instituciones clínicas para ser tratada por el trastorno. Finalmente, después de unas vacaciones familiares, Anahí fue internada en el hospital donde sufrió un paro cardíaco que por poco le arranca la vida.

Conciente de su enfermedad, procuró tratarse y en el 2006 lanzó una campaña en contra de la bulimia y anorexia en compañía de su co-estrella, Maite Perroni.

Ver en YouTube

Aunque ya se encuentra recuperada, la actriz aún sigue siendo muy delgada para el estándar mexicano, haciendo que las muchachas sigan idolatrándola por su raquítica figura. Y, como si tener a una sola ídola en los huesos no fuese suficiente, llega también Eiza González a la escena de las telenovelas para reinstaurar el prototipo de niña fresa, maleducada y, por supuesto, bulímica, en Amores Verdaderos. 

A Eiza González se le conoció por primera vez por su papel de Lola en la telenovela Lola...Érase una vez cuando aún tenía 16 años y se veía muy diferente a como se ve hoy. Claro que los ojos de los medios no se posaron en ella hasta que no cupo en el molde creado por la televisión que exige, prácticamente, ser delgada y verse todo menos mexicana para ser famosa.

 

Lo que me preocupa es el mensaje mezclado que está recibiendo el público: Por un lado, mujeres que claramente no pueden pasar un día sin ir al salón de belleza, o que seguro que no se permiten comer un chocolate de vez en cuando, aconsejan a las demás no dejarse llevar por los estereotipos y luchar contra la bulimia y la anorexia; pero tanto en las telenovelas como en el mundo real, a las "güeritas" en los huesos les va mucho mejor y consiguen protagónicos ¡¿Entonces?!

powered byDisqus