¡Lo que diga mi marido!

Después de su boda, ¿dónde quedó mi amiga?

Si, este es el momento en que muchas amigas y amigos empiezan a casarse. Y claro, la fiesta fue inolvidable, y sentiste mucha alegría porque tu amiga concretó una parte importante de los sueños en su vida. Toda esa parte es encantadora.

El problema puede venir después, en esos casos en los que ya no sabes dónde quedó tu amiga, y si es una extensión de su esposo. Y no es tanto un problema de logística. Digo, para casos de planeación de eventos, viajes, fiestas, todas las parejas necesitan ponerse de acuerdo con sus planes, agendas familiares, y trabajos, suena muy correcto un "déjame consultar con mi marido". Eso es diferente, es positivo, habla de una pareja considerada.

Ahora, es diferente si pareciera que su esposo es su mamá, o un poco más que eso. A veces pareciera que ella ha perdido la capacidad de pensar por sí misma. No sólo en cuestiones de organización, sino en esos momentos en que sería bueno que tenga su propia opinión, como cuando hablas sobre cosas que parecieran no tener importancia, como pintarse el pelo o las uñas.

Más grave aún cuando son una extensión de sus esposos en cuestiones ciudadanas como por quién votar o formarse una opinión sobre dilemas morales. Este fenómeno puede provenir de muchos lados, desde el autoritarismo de la pareja, falta de educación, la dependencia económica total o incluso, la flojera.

Casarse no tiene por que ser fusionarse y quedarse sin opinión. ¿Te has encontrado con personas así?

powered byDisqus