MX: Cuida tus pasos, ¡evita un secuestro!

Para mantener tu seguridad, observa bien tu entorno mientras caminas por la calle.

Lo sabemos y es cosa de diario: muchas partes de México son peligrosas. El peligro de un secuestro o de un asalto se encuentra latente. En 2011, fueron secuestradas 2,979 personas. El 44% de los mexicanos dejó de salir de noche debido al miedo que le ocasiona la inseguridad.

Pero no podemos dejar nuestras vidas en pausa por los maleantes y delincuentes, toma medidas de seguridad para continuar con tu vida lo más normal posible.

¿Tienes una rutina fija que no cambia? ¿Todos los días vas y vienes a las mismas horas y por los mismos rumbos? ¡Puede ser que alguien te esté siguiendo los pasos!

Muchas veces, los grupos de delincuencia organizada tienen a diferentes vigilantes en varios puntos para que la persona que siguen nunca note sus acciones. Por lo que es bueno variar un poco las rutas y rutinas que sigues en la semana.

La primera arma a desarrollar es la de la observación. Así podrás notar de manera más sencilla si alguien te sigue, a pie o en un vehículo.

Si crees detectar que alguien te sigue, cambia de ruta para cerciorarte de que en realidad te siguen. Ante todo, manténte segura y firme. Trata de conservar la calma lo más que puedas para no caer en reacciones de pánico.

Si ya cambiaste tu ruta y has notado que aún te siguen, toma tu teléfono celular y márcale a una persona cercana. Puede ser alguien de tu familia, o algún amigo de confianza para que sepan dónde estás y que podrías encontrarte en una situación de peligro.

Si el perseguidor no se aleja, dirígete a algún lugar con difícil acceso y salida, por ejemplo una plaza comercial donde el estacionamiento cuente con plumas a la entrada o un cine. Ahí es más probable que haya cámaras de seguridad y policías rondando el área.

Dirigirse a un lugar público donde el acceso es sencillo, no te ayuda mucho como precaución. Siempre dirígete a sitios donde el acceso sea más restringido. Puede ser que esto no detenga a los delincuentes, pero tu primera opción es siempre complicarles lo más posible su misión.

Si conoces un sistema de defensa personal úsalo para defenderte. O bien lleva contigo productos como gas pimienta o un táser.

powered byDisqus