MX: ¡Se buscan hombres buenos y mujeres de pie!

La activista y escritora de "Los monólogos de la vagina", Eva Ensler, se encuentra en México promoviendo algo muy especial

El próximo 14 de febrero no sólo se celebrará el Día de San Valentín en todo el mundo: Las calles estarán llenas de corazones rojos y, esperemos, de miles de mujeres que saldrán de sus oficinas, casas o escuelas y bailarán para demostrar su rechazo a la violencia y abusos que sufren más de un billón de mujeres cada año.

One billion rising o Un billón de pie, es la causa que Eva Ensler, esritora de "Los monólogos de la vagina", ha venido a promover a México.

En entrevista con Milenio, la activista y dramaturga se confesó muy comprometida con esta manifestación global que exige que la violencia contra la mujer termine, pues, según expresa su sitio oficial, un tercio de las mujeres del mundo son víctimas de golpes y violaciones.

Aunque el tema la conmueve mucho, no permite que sus emociones la detengan: "No me da pena ser emotiva. Creo que cuando dejamos de serlo, nos convertimos en personas sin relación con la realidad y ahí es cuando somos capaces de hacer cosas verdaderamente terribles. Creo que si todos fuéramos emocionales todo el tiempo y nos permitiéramos sentir lo que sentimos, nos sentiríamos más conectados. No tengo miedo de sentir empatía y no tengo miedo de sentir compasión. No tengo miedo de sentir lo que otros están sintiendo. Así que si sientes eso serás emocional."

La violencia y abusos vienen en muchas formas y empaques; por eso es importante tener los ojos y oídos bien abiertos y no permitir que continúe. "Creo que muchos vamos por la vida y no vemos a la mujer que está vendiendo en la calle como esclava; y no vemos a la mujer al lado nuestro que tiene moretones, y no vemos mujeres que han sido violadas. Y seguimos cortando y cortando nuestro corazón. Creo que después de sobrevivir el cáncer, que fue algo muy difícil, mi corazón está abierto y no ofrezco disculpas por ello.", agrega.

Además de la invitación para salir a bailar a las calles, esta mujer hace un llamado a los hombres buenos en su nuevo monólogo: " ¡Hay tantos hombres buenos! Tantos hombres que son tiernos, que aman a sus hijas, aman a sus madres, aman a sus esposas. Pero son silenciosos. Si estuvieran tan preocupados por acabar con la violencia como lo están por los deportes, entonces el mundo cambiaría."

¡Y cuánta razón tiene!

powered byDisqus