Mujeres estadounidenses no pueden comprar píldoras anticonceptivas sin receta

Aunque nos parezca insólito existen varios países desarrollados donde eso no se pueden adquirir sin supervisión médica como Australia y gran parte de Europa.

La American College of Obstetricians and Gynecologists (Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos de Estados Unidos) publicó en la revista Obstetrics & Gynecology una información que podría cambiar en gran parte la situación de muchas mujeres de ese y otros países respecto del control reproductivo.

Según los expertos las píldora anticonceptivas deberían ser vendidas sin receta como los condones ya que no tienen contraindicaciones peligrosas. Claramente, esa publicación causará todo un revuelo entre los médicos más conservadores. Y es que en Chile las mujeres pueden comprar sus pastillas sin receta, pero existen varios países donde eso no es posible como Australia y gran parte de Europa. La verdad es que no me imaginé nunca que EEUU tenía una política tan restrictiva respecto de este tema.

Según los médicos los únicos riesgos son los coágulos de sangre que es el principal efecto secundario de las pastillas y que ocurre muy rara vez y son una amenaza más grande durante el embarazo e inmediatamente después del parto.

Otro detalle es que las mujeres pueden decir fácilmente si tienen factores de riesgo, como fumar o tener un coágulo anterior, ellas deben evitar la píldora. Además, no es único medicamento con contraindicaciones, conocemos los efectos secundarios de otros como la aspirina que puede causar hemorragia estomacal, mientras que el paracetamol tiene como contraindicación el daño hepático.

Según la Dra. Kavita Nanda, quien es una de las médicos que propone esta liberación, "es lamentable que en este país, donde tenemos todos estos métodos anticonceptivos disponibles, el embarazo no deseado siga siendo un importante problema de salud pública. Muchas mujeres tienen problemas para pagar una visita al médico, o para obtener una cita en el tiempo cuando las pastillas se están agotando lo que las puede llevar a tomar las dosis saltadas".

Lo interesante es que cualquier mujer mayor a 17 años puede acceder a la píldora del día después en el país del norte, cosa que claramente se contrapone a nuestro país donde la dosis tiene un alto precio y además es muy difícil de conseguir.

"Es de sentido común que la exigencia de una receta es una barrera", dijo Bill Alpert, director jefe del programa de la Campaña Nacional para Prevenir el Embarazo en Adolescentes. "Si un respetado grupo médico como AAP sugiere proporcionar anticoncepción de emergencia a menores de edad está bien no debería ser una gran cosa".

Fuentes: Huffingtonpost, vitals.nbcnews.com

powered byDisqus