Presentamos a nuestra nueva columnista Camila Ignacia, quien nos contará su experiencia en su maravilloso y doloroso mundo lésbico.


Cuando terminé con mi ex (estuvimos muchos años) sabía que viviría bastante tiempo disfrutando de mi soltería, conociendo gente, teniendo esos tan mencionados Touch & Go, viajando y por sobretodo, pasando de ser la chica enamorada a la chica bohemia. Así fue, y quizás exageré un poco; Incluso pololié, pero a distancia no vale.

Pasé de un lugar a otro, abusando de los abrazos de mis amigas quienes terminaron siempre siendo “algo más”. No quería comprometerme, quería ser libre y disfrutar de todo lo que no pude hacer durante esos años.

Esa fue mi manera de escapar además del sentimiento horrendo del “no te veré más, terminamos, ya no te amo”, esa fue mi forma de enfrentarlo.

Así pasaron dos años y claramente, ya estaba cansada de ser esa chica desordenada que no se comprometía con nadie ni con nada.

Necesitaba un abrazo a media noche y un te amo antes de dormir. Quería estabilidad. Fue así como aparece en mi vida una mujer menor que yo, que con tan sólo decir “hola” me enamoró.

Sí, ahora creo en el amor a primera vista, porque lo viví. Salidas a tomar té en la playa, hacer fogatas y ver las estrellas formando volantines con ellas bastaron para que luego de un tiempo se creara un lazo más fuerte. Yo le comencé a gustar, ella me tenía loca.

Suena Labios Rotos de Zoé y nace el primer beso, mis latidos aumentaban con cada repetición del tema, estaba siendo fabuloso, estaba siendo como lo había soñado noches pasadas (sí, lo soñé). Pasan los días y le pedí que fuera mi novia, a la semana nos fuimos a vivir juntas (sí, precoz-mente). La relación que teníamos con nuestras familias mejoraba y como pareja seguíamos creciendo.

Pasan los meses y ya cada una estaba en su casa, nos amábamos, lo gritábamos si podíamos, nos complementábamos a la perfección, pero comienzan también los problemas.

El que sea menor que yo complica el “tú no has vivido esto – yo también quiero vivir mi edad – tengamos algo libre, así disfrutas“. Si, le ofrecí eso, tener algo libre y que aprovechara sus jóvenes 19 años, pero en el fondo no es fácil, considerando que volví a ser la chica enamorada y no tengo intenciones en llenarme de celos.

Decidió disfrutar y yo la apoyé, pero el dolor que sentí de saber que ya no eran mis labios los que besaba me impedía dormir por las noches y darme vueltas durante todo el día tratando de entender el por qué yo no le era suficiente. Claro, yo cometí errores, me despreocupé y sólo pensaba en “mi felicidad” no así en la de ella, en ese sentido fui egoísta, lo sé y ese peso lo tengo ahora, porque ella se fue.

Han pasado unos días desde que ya no estamos juntas y aunque ya viví ese proceso de olvidar anteriormente, no lo haré de la misma forma. He pasado horas en el gimnasio, he compartido con amigos sin tener al medio un trago, estoy mejorando como persona de a poco.

A ella le dije que la esperaría tan sólo porque la amaba y realmente anhelaba que estuviéramos juntas, además quiero hacerla feliz, siento que realmente puedo hacerlo, Pero cuánto tiempo debo esperar?.

Por ahora solo sé que estoy más enamorada que antes, tratando de aprovechar este tiempo y esperando realmente que ella esté bien.

Keeping sharing simple...
15
Keeping sharing simple...
15

Sobre el autor

Soy una abogado en proceso, bohemia y encargada de que muchos aprendan a disfrutar de la noche con buena música y quizás un buen trago. Estoy de novia con mi homosexualidad y no tengo problemas en compartirla. En twitter soy @iamcamiila.

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.

Comentarios

comentarios

Relacionados

Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.
Hace años que se viene hablando de las grandes empresas transnacionales que subcontratan fábricas en países con gran riesgo social ya que de esta manera abaratan costos. El grave problema es que las segundas también tienen el mismo objetivo y para esto tienen paupérrimas condiciones laborales, sus trabajadores a diario se encuentran sometidos a tratos esclavizantes e incluso emplean a niños y los explotan. De acuerdo a la cifra entregada por Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay más de 168 millones de niños trabajando, especialmente en la industria de la moda.

937d028bcef0956664fd9609f4a49f3e

Sin embargo, existe una organización sin fines neozelandesa llamada "Child Labor Free" que nació con el objetivo de crear una etiqueta ética la cual acredite que las empresas que la usen no están relacionadas al trabajo infantil en ninguno de los procesos de producción de sus productos. Claro que para esto, la empresa debe someterse a la auditoría independiente de la consultora Ernst & Young. Michelle Pratt es la directora general y fundadora de Child Labor Free y declara que el trabajo de protección a los niños en la industria de la moda se encuentra en paralelo al de los productos con etiqueta "cruelty free" en la fabricación de cosméticos.

libre-de-esclavitud-infantil

"Child Labor Free" cuenta con el apoyo de UNICEF y ya tiene un prototipo de la etiqueta que será presentada en la próxima semana de la moda de Nueva Zelanda.

Caso GAP y Victoria’s Secret

[caption id="attachment_523820" align="aligncenter" width="660"]Child Labor In China Niña China trabajando en el algodón.[/caption] Existen diversos casos al rededor del mundo. Un ejemplo es el de GAP que en 2007 se convirtió en un gran escándalo tras conocerse la investigación del Sunday Observer que reveló que la marca usaba niños para hacer camisetas para niños. ¿Irónico no? También muy conocida es la historia de lo ocurrido con Victoria’s Secret en 2008, la compañía de lencería más famosa del mundo lanzó una campaña publicitaria asegurando que el algodón usado estaba libre de pesticidas y provenía de tratos justos. El asunto es que un año después Bloomberg News publicó una historia que rompería el corazón de millones de fanáticos de Victoria’s Secret en todo el mundo. El medio especializado en economía, informó que en la recolección de este algodón se usaba a varios niños ya que sus manos eran más pequeñas y rápidas, mucho más eficientes para este trabajo. Además, hubo una historia que particularmente la mayoría recuerda y es la de una niña de 13 años que era obligada a trabajar por su padre adoptivo. Ella debía hacer los surcos donde luego se plantaba el algodón y además estaba en pésimas condiciones alimenticias.